Que vuelva LeBron James o estos Lakers se despeñan

Los , a pesar de algún fogonazo y de algún buen partido, necesitan ya a o la temporada se les puede ir por la borda. El cuadro angelino cayó ayer frente un rival de los que se suponían asequibles, Minnesota, y se complica más la existencia. El 105-120 encajado por los de Luke Walton en casa les deja a 1,5 partidos de los playoffs. La bola de los problemas solo puede hacer que crecer. Con 25-24 de balance, los Lakers llevan 5-10 desde que cayera LeBron James lesionado, el pasado 25 de diciembre. Quizá el astro de Akron pueda volver ya este domingo ante los Suns, sin duda lo que sería la mejor noticia para un cuadro que no ha sabido vivir sin su estrella.

Un último cuarto para tirar a la basura

De nuevo se deshicieron los Lakers en el tramo final. Esa falta de consistencia les está jugando muy malas pasadas. Los locales llegaron por delante el marcador tanto al final del primer cuarto como al descanso (61-58). Y todavía seguían con todas las opciones abiertas, aunque por detrás ya en el electrónico, a falta de 12 minutos (82-84). Entonces, el desplome, un parcial de 23-36 y problemas serios para los Lakers, que corren un gran riesgo de empezar a alejarse de verdad de los puestos de honor y, lo que es peor, han demostrado que no saben caminar solventemente sin el concurso continuado de LeBron.

Al menos volvió Rondo

La única buena noticia del jueves para los Lakers fue la del regreso de después de un mes exacto de inactividad. El base también llevaba sin jugar desde el 25 de diciembre pasado. Obligado por las circunstancias, que marcan la baja de Lonzo Ball como mínimo para un mes por un fuerte esguince de tobillo, Rondo fue titular (solo lo había sido en dos partidos este curso) y acabó con unos buenos 17 puntos, 6 rebotes, 13 asistencias, 1 robo y 2 tapones. Fue el mejor de los suyos. Sus dedo dañado estaba protegido, algo que no le impidió desenvolverse bien sobre el parqué del Staples Center.

Minnesota domina en el curso a los Lakers

Se acabaron los duelos entre ambas escuadras, al menos que se midan en los playoffs. El balance es claramente favorable a los , 3-1. Ya barrieron a los Lakers a principio de año, en el choque tras el cual fue despedido Tom Thibodeau,  y les ganaron igualmente anoche y en octubre. El único triunfo californiano llegó en noviembre. Ayer, Karl-Anthony Towns, 27 puntos, 12 rebotes y 5 asistencias, fue el líder de los de Minneapolis.

Los T-Wolves suman tres victorias seguidas, 7-3 en los últimos diez duelos y ya con el 50 por ciento de victorias (24-24) que les permite quedarse a 2,0 partidos de las eliminatorias por el anillo.

(Fotografía de portada: Harry How/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Cousins y la doble-asistencia

Novena victoria seguida de los Golden State Warriors

Siguiente