Quinta victoria consecutiva de Nueva York con 34 puntos de Carmelo Anthony

116- 92

Pese que los New York Knicks contaba con las bajas de Tyson Chandler y Amar’e Stoudemire en la noche de ayer, se bastó él solo para tumbar a los Boston Celtics y de paso conseguir el quinto triunfo de su equipo.



El alero de los Knicks consiguió 19 de sus 34 puntos y un perfecto 3/3 en el triple en la primera mitad para que su equipo se fuera al descanso 20 puntos arriba en el electrónico (68-48).

“Tenemos que rendir pronto”, dijo Anthony. Movimos el balón bien temprano. Defensivamente, estuvimos despiertos bien pronto. Hicieron algunas jugadas rápidas, pero terminamos el juego muy fuerte”, destacó el alero.

El rookie Tim Hardaway Jr contribuyó desde la segunda unidad con 22 puntos, JR Smith sumó 13 y Cole Aldrich, quién apenas había tenido minutos de juego, destacó con 12 puntos y 10 rebotes en los 25 minutos que estuvo en pista.

“Pensé que Cole nos recordó al año pasado. Cuando un tipo se lesiona y entra otro en su lugar y conecta con el equipo”, dijo Mike Woodson.

Anthony valora el trabajo y la paciencia de Aldrich

“Llegó a lo grande. Cole ha sido muy paciente este año, esperando a que le llamaran para tener minutos de juego”, admitió Carmelo. “Se acercó a este desafío y nos dio un gran impulso en nuestra ofensiva y en la defensiva”, agregó.

Con la victoria ante Boston, los Knicks consiguen una ventaja de medio partido ante los Detroit Pistons y están situados en la 9ª posición a una distancia de tres partidos de los Atlanta Hawks, quiénes son 8º.

Mike Woodson reconoció que después de tanto tiempo las cosas les están funcionando

“Es un poco de lo que imaginamos cuando salimos de la pretemporada”, dijo el entrenador.

“Para todos los altibajos que hemos tenido en base a las lesiones, tenemos cuatro grandes jugadores que están sentados en casa, que son fundamentales para nuestro equipo, así que les vamos a necesitar de nuevo para seguir con nuestra carrera”, explicó.

En el conjunto que dirige Brad Stevens, Jeff Green fue el máximo anotador con 27 puntos, seguido por Kris Humphries y Jerryd Bayless, quiénes anotaron 15 tantos cada uno.

Boston no pudo parar durante la primera mitad a Carmelo Anthony, quién se mostró imparable en el lanzamiento.

“A causa de sus buenos lanzamientos desde todas partes ellos tuvieron un buen ritmo”, reconoció el entrenador de los Celtics. “Carmelo empezó a anotarlo desde cualquier situación”, destacó.