Ray Allen elogia a Boston en su discurso en el Salón de la Fama

cerró la ceremonia de ingreso al Salón de la Fama en la noche del viernes con un discurso en el que recordó los logros de sus dos equipos campeones y elogió a los miembros clave del título con Boston.

Allen sólo tuvo buenas palabras para sus ex compañeros de aquellos Celtics de 2008. Sugirió que Kevin Garnett y Paul Pierce se unirán pronto a él en Springfield y elogió a Danny Ainge por conseguir reunir el famoso big-three que terminó proclamándose campeón. Ainge y Mike Longabardi, un miembro del cuerpo técnico del conjunto verde en esa época, estuvieron entre los asistentes a la ceremonia del viernes en el Symphony Hall de Springfield en la que se consagraron 13 nuevos integrantes.

La primera referencia de Allen a los Celtics provocó mucha emoción en los aficionados que estaban presentes. “En mi año 12, me emparejé con un par de miembros del Salón de la Fama: Paul Pierce y Kevin Garnett”, dijo el jugador cuando se callaron los aplausos. “Nunca en mis sueños más salvajes podría haber imaginado que terminaría en esa etapa [del título]”. Allen señaló lo difícil que era ganar anillos, pero mantuvo el enfoque de su discurso al dar las gracias a todos en su odisea de baloncesto y sugirió que el trabajo duro fue lo que finalmente lo llevó al lugar en el que se encontraba actualmente. “No creo en el talento. Estoy aquí porque trabajé duro toda mi vida”, dijo Allen. “Sin ese trabajo, nadie en esta sala sabría quién soy, además de mi familia. Entonces, para todos los niños de todo el mundo que nos están mirando, prestando atención y que aspiran a ser como uno de nosotros o incluso a estar en este escenario algún día, trabajad y observad el viaje mágico que os espera “.

Una carrera para recordar

Ray Allen metió 2,973 triples de carrera. Nadie ha metido más que él en toda la historia de la NBA. Un verdadero francotirador que ganó dos títulos, uno con Boston y otro con Miami, y fue nombrado All-Star tres veces con tres equipos diferentes: Celtics, Seattle SuperSonics y Milwaukee Bucks.

Igual que muchos otros grandes nombres que han pasado por la NBA, Allen abrió su discurso señalando que “quería ser como Mike” cuando era pequeño, en referencia a su ídolo, Michael Jordan, y también elogió al presentador y ex jugador Reggie Miller al llamarlo el “mejor tirador que he visto en mi vida”.

Ray Allen fue noticia a principios de esta semana cuando sugirió que no esperaba ser felicitado por sus ex compañeros del equipo de 2008 de Boston. Durante una aparición en un programa de ESPN, Pierce comentó que el libro que Allen lanzó a principios de este año había enfocado ciertos asuntos de aquella época de la manera equivocada, pero felicitó a Allen por su inducción en el Salón de la Fama. “No tengo problemas con Ray”, dijo The Truth, quien negoció la paz con Allen el verano pasado. “Felicidades. Todo lo que ha recibido, se lo merece. Su nombre estará allí para siempre y te felicito, Ray”.

Durante una visita a Boston el martes, Doc Rivers expresó su frustración por no poder reparar la fracturada relación entre los miembros de aquella plantilla de los Celtics a la que él entrenaba. Rivers mostró su entusiasmo por ese grupo de jugadores diciendo que si tuviera un partido de su vida, los escogería a ellos para ganarlo. El viernes, Garnett publicó un montaje utilizando esa frase de su técnico y unas imágenes con el trofeo de campeón de esa misma temporada. 

El discurso de Ray Allen resumió una noche fantástica de buenos recuerdos de baloncesto en la que otros miembros como Grant Hill, Jason Kidd y Steve Nash se centraron en agradecer a aquellos que les ayudaron en su viaje.