Remontada sin premio de Boston en Atlanta


La serie que a priori parece más igualada de la primera ronda de Playoffs de la Conferencia Este no defraudó, y los Atlanta Hawks lograron imponerse a los Boston Celtics por 102 a 101 en un intenso choque que se decidió en los instantes finales tras una primera parte de aplastante dominio local. Al Horford con 24 puntos y 12 rebotes y Jeff Teague con 23 puntos y 12 asistencias lideraron a los de Mike Budenholzer.

Los Hawks salieron dispuestos a reverdecer los laureles del año pasado ―cuando lograron su mejor temporada regular de la historia con 60-22 y llegaron a las Finales de Conferencia―, y lo hicieron con las mismas armas que lo encumbraron como el mejor equipo del este en la campaña anterior: defensa asfixiante, juego coral ―hasta 5 jugadores anotaron 14 o más puntos; Paul Millsap, Horford, Teague, Mike Scott y Kent Bazemore― y una pareja interior descomunal ―entre Horford  y Millsap anotaron 38 puntos―.

El resultado de este enérgico arranque de los de Atlanta fue una primera mitad que se convirtió en un verdadero suplicio para los de Boston, que se marcharon a los vestuarios 17 abajo ―51 a 34― tras anotar solamente el 23,1% de los tiros que intentaron, con un desastroso 12,5% en triples.

Los bajitos lideran la remontada

La charla de Brad Stevens en el descanso espoleó a los suyos, que de la mano de Isaiah Thomas ―27 puntos 8 asistencias al final tras irse al descanso con 6 tantos y 3 pases de canasta―, Marcus Smart ―15 puntos desde el banquillo― y Avery Bradley, consiguieron un parcial inicial de 3-11 y lograron meter el miedo en el cuerpo a los locales, que de pronto no encontraban la forma de parar a los verdes. Los visitantes continuaron en su buena linea, lo que los llevó comenzar el periodo decisivo con solo 7 puntos de desventaja.

El cuarto definitivo empezó con el mismo guión con el que acabó el tercero, y los de Atlanta asistían impotentes al frenético ritmo impuesto por los exteriores de los Celtics, que finalmente lograron empatar el partido a 80 con poco más de 7 minutos por jugar.

A falta de 6:48 se produjo una de las jugadas decisivas del choque; Jae Crowder anotó un triple que ponía en ventaja a los de Boston por primera vez en todo el encuentro, pero en la defensa siguiente Avery Bradley ―hasta ese momento máximo anotador de los visitantes con 18 puntos― se quedó tendido sobre el parqué tras notar un pinchazo en la parte trasera del muslo derecho. Asistido por el cuerpo técnico tuvo que retirarse al vestuario, y su equipo informó rápidamente de que el jugador no volvería a la cancha. Duro golpe para los de Stevens, que no tuvieron más remedio que encomendarse a la inspiración de su base estrella.

Final de infarto

Si algo tienen estos Celtics es que pelean hasta el final, y esto los llevó a lograr que un 96 a 91 a falta de un minuto para que acabase el partido se convirtiese en un tormento para los aficionados de Atlanta. Tras un tiro libre de Teague, el electrónico reflejaba 4 puntos de ventaja para los Hawks con 5 segundos para el final del encuentro. Imposible remontar, dice la lógica. Habrá que intentarlo, dice el mítico pundonor de los de Boston. Triple de Thomas para apretar el marcador al máximo aunque solo queden 4 décimas de encuentro, y aun les quedó energía para que Smart robase el balón en el saque de banda e intentase un triple a la desesperada, que no entró.

Los visitantes protagonizaron una heroica remontada que finalmente no lograron traducir en una victoria que hubiese sido clave en una serie que se presume larga y difícil. Los verdes, sin embargo, dejaron claro que piensan pelear hasta el final.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.