Reunión entre el propietario de los Wolves y Jimmy Butler: acuerdo para rebajar el mal ambiente


El lío mayúsculo que hay generado en Minnesota, desde que Jimmy Butler decidiera que deseaba salir de la franquicia y así se lo comunicara a su entrenador, Tim Thibodeau, el pasado martes 18 de septiembre, parece que camina hacia un rebajamiento de la tensión, aunque el objetivo del jugador, al que no han encontrado acomodo los Timberwolves en todo este mes para enviarle traspasado, sigue siendo el mismo: irse de Minneapolis.

Sin embargo, tras el show, tras el espectáculo montado por Butler en el primer entrenamiento al que acudía de la pretemporada, la pasada semana, Glen Taylor decidió que era momento de intervenir directamente en el asunto y poner un torniquete en la herida generada. Ya saben, Butler la preparó en esa sesión de entrenamientos, lanzando malas palabras, retando a algunos compañeros, como Karl-Anthony Towns o Andre Wiggins, y poniendo patas arriba todo. Algo que no se mejoró con la entrevista que concedería a ESPN. La cosa se fue de las manos hasta el punto de que Minnesota llegó incluso a cancelar una sesión de práctica posterior. En la mitad de todo eso, paliza de los Bucks en el último encuentro preparatorio (143-121). Los Wolves, 1-4 en pretemporada. Nada ayuda.

Así que, decíamos, Glen Taylor y su mujer Becky agarraron el coche y se fueron al entrenamiento de los Wolves de este domingo, donde Jimmy Butler reaparecía y de donde se obtuvo la información, apuntada por The Athletic, de que estaba listo para jugar el miércoles con los Timberwolves en San Antonio, en el choque que abría la temporada para Minnesota.

Acuerdo para calmar las aguas

Taylor y Butler hablaron, se encontraron, y firmaron, digamos, una paz armada. Según reporta The Athletic, el propietario se comprometió a seguir buscando una salida para Butler tan pronto como fuera posible y el jugador dio su palabra de que lo dará todo en la pista y rendirá al 100 por cien mientras vista la camiseta de Minnesota.

Con esto, el aire está más limpio, la atmósfera menos nublada, pero el fondo sigue igual: Butler se quiere ir. El mismo jugador, en declaraciones posteriores a The Athletic apuntó que no se arrepentía de nada de todo lo hecho y que su decisión de salir de los Wolves “no solo es baloncesto, es algo más que eso”.

Butler apuntó, además, que todo esto no es “nada personal” ni siquiera con algunos de los compañeros a los que señaló de alguna manera, como Andre Wiggins. Y que está listo para salir a jugar y vencer. “Me aseguro de recordarles todos los días que estoy atento, que ayudo, que veo los vídeos igual que el resto, porque quiero ayudar a todos a ser mejores. Quiero que todos ganemos. Mi nombre está asociado a la victoria. De momento estoy aquí, así que será mejor que ganemos partidos”. Butler lanzó también una pulla a los medios de comunicación al asegurar que, si bien las palabras del miércoles, las malas palabras, sobraban, este domingo salió a entrenar con la misma intensidad y nada de eso se contó.

Wiggins, decíamos que uno de los rivales de Butler en la plantilla, ayudó a esa labor de relajar los malos humos y calmar el ambiente. Buenas palabras de él también. “Todo lo que sé es que cuando empecemos a jugar partidos de verdad, Jimmy es alguien al que quieres tener en tu equipo. Al final, la gente pude decir lo que quiera decir, pero Jimmy es un ganador. Él está aquí ahora mismo y lo va a dar todo”.

El equipo, lo primero para ‘Tibs’

Eso es lo que piensa otro de los protagonistas de esta historia, el entrenador Tim Thibodeau, que ha intentado por activa y por pasiva convencer a Butler de que diera marcha atrás en sus ideas. No lo logró, pero al menos tiene al jugador todavía en su plantilla. Tibs ha sido señalado por muchos sectores, incluido el entorno de Butler, como el hombre que ha frenado ciertas opciones de traspaso, la más clara la de hace una semana, cuando con los Heat a una llamada  a la NBA para comunicar el cierre de la operación, los Wolves la echaron atrás.

“Tenemos que hacer lo que creemos que es mejor para nuestro equipo “, dijo Thibodeau antes del partido de los Bucks el viernes. “Siempre vamos a hacer eso. Siempre vamos a poner al equipo primero”.

Algo que no hace Butler, que quiere irse, pero que promete ser profesional dure lo que dure su estancia en Minneapolis. “Echo de menos a mis chicos, ellos lo saben. Quiero que sean los mejores jugadores de baloncesto que puedan ser”.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.