Revancha de los Spurs ante Miami Heat

111 – 87

Los San Antonio Spurs lograron una victoria muy deseada, imponiéndose a Miami por primera vez desde que se pusieran 3–2 en las pasadas Finales de la NBA disputadas en junio.



Los tejanos iniciaron el encuentro con una dosis extra de motivación y acumularon una ventaja de 15 puntos (37–22) en esos 12 minutos que fue definitiva para el devenir del partido. De hecho San Antonio nunca fue por detrás en el marcador.

fue el mejor de la noche con 23 puntos y 11 rebotes, añadió 17 y estuvo perfecto anotando sus cinco tiros para terminar con 16 puntos.

fue el máximo anotador de los Heat con 24 puntos, pero se mostró incapaz de frenar a Duncan cuando se enfrentó a él.

“Necesitábamos una victoria así”, explicó Manu Ginóbili. “Se ha hablado mucho toda la temporada. De que nuestro récord era de 1–10, 1–8 o algo así contra los cuatro mejores equipos de la liga. Así que necesitábamos un triunfo importante y hoy hemos jugado bien. Es una de esas victorias que te hacen crecer”.

 Leonard fue clave

no tuvo una buena noche y se quedó en 19 puntos y 8 rebotes con solo un 33% en tiros de campo (6/18). Gran culpa de ello la tuvo , quien forzó que James cometiera 4 pérdidas y nunca se encontrara cómodo.

Aunque James también achacó parte de sus problemas a las camisetas con mangas que los dos equipos tuvieron que utilizar anoche.

“No estoy poniendo excusas, pero no soy un gran aficionado a estas camisetas”, explicó. “Así que tengo que preparar algo para la próxima vez que tenga que utilizar las camisetas con mangas. Cada vez que tiro siento como un tirón bajo mi brazo. No tengo mucho margen de error en mi tiro en suspensión, así que definitivamente no es una cosa buena”.

James incluso se quitó la máscara protectora durante la primera parte del partido.

“No me gusta”, dijo James. “Es así de simple; me frustré pronto así que me la quite. Tampoco me ayudó quitármela. Probablemente tendré que ir partido a partido”.

 Los Spurs, lanzados

Tras su triunfo de anoche, los Spurs (45–16) suman cinco victorias consecutivas, racha que unida al mal momento que pasan Thunder (46–16) y Pacers (46–15) les han acercado al mejor récord de la NBA.