Ricky Davis confía en regresar a la NBA aunque sea para un solo día

Cuatro años hace ya desde que jugase su último partido en la NBA con Los Ángeles . Una larga temporada fuera de la liga que le ha invitado a reflexionar, y que le ha servido para retomar el camino de la canasta con la intención de tener la oportunidad de despedirse de una competición en la que entiende que le han lastrado sus propios errores.



Con esa idea de regresar a la NBA a sus 34 años, Davis firmó en el pasado otoño con los de la D-League, filial de unos New York Knicks con los que ya entrenó en verano. Hasta el momento, sus promedios son de 14.1 puntos por partido.

Su deseo, más allá de sentir que aún puede ser útil para algún equipo, es el de cambiar su hasta ahora final en la liga, enturbiado por problemas de indisciplina y drogas, por otro en el que el recuerdo sea más suave. “A veces fui por el camino equivocado, pero he aprendido de esos errores. Era un tirador, ese era mi motor dentro de la liga y aún lo tengo. Sólo que ahora soy un poco más inteligente y me busco mis posiciones sin atacar tanto a las defensas”, señala en una entrevista concedida a Howard Beck de Bleacher Report.

Su edad no se un gran problema para jugar en la actual NBA, pero sí lo podría ser el estado físico de su rodilla, algo que según sus palabras, está totalmente olvidado tras la operación a la que se sometió hace 18 meses. “Antes de la cirugía no podía saltar, no tenía ni equilibrio, pero el especialista que me trató me ha traído de vuelta. Me siento bien y tengo la sensación de que puedo tener una oportunidad”.

Estos cuatro años que ha pasado jugando en Turquía, China, Francia y Puerto Rico, le han servido para darse cuenta de lo que realmente quiere a día de hoy. “Podría ser un partido. Podría ser 20 minutos. Podría ser un contrato de 10 días. Simplemente quiero que vean que todavía puedo jugar a ésto”, finaliza esperanzado.