Ricky Rubio: «Antes hablar de la mente era tabú»


Ricky Rubio lleva 16 años jugando profesionalmente al baloncesto y 10 temporadas en la NBA. Su trayectoria habla por sí sola. Campeón del mundo, medallista olímpico, campeón de la Euroliga… Es una carrera repleta de éxitos que a veces hace olvidar que detrás de un deportista de su nivel hay una persona. Justo ese es uno de los temas que ha tratado en una charla con Antonio Gil Sosé, a quien le ha comentado que al igual que ocurre con el resto de las personas, los jugadores también dependen mucho de cómo se encuentran a nivel psicológico.

«Nunca he llegado a odiar el baloncesto, pero sí a no querer ir a algún partido o entrenamiento. Pero creo que es algo que sucede en la vida en general. Todos dicen en algún momento ‘no quiero ir a trabajar’ o ‘no quiero ir a tal sitio’. Esos son justo los momentos que te hacen llegar a determinadas metas. Es difícil tener la misma ilusión día tras día», expresa en una charla que ha mantenido con Antonio Gil en su canal de YouTube.

Ricky es consciente de la exigencia que existe en el deporte profesional, pero de igual modo entiende que que no son máquinas ajenas al resto del mundo. Por suerte, cree que el hecho de que empiece a aceptarse el tema psicológico como un aspecto más a tener en cuenta es positivo para quienes ahora están en la NBA u otras competiciones.

«Creo que ahora se están humanizando aspectos del baloncesto y del deporte profesional, Antes era tabú hablar de la mente o sobre depresiones. Teníamos que hacerlo todo sin que contasen los sentimientos y estando siempre en nuestro mejor momento. Y lo cierto es que vives en una montaña rusa y a veces no estas cómodo. Al abrirse ciertos jugadores, casos de Kevin Love y DeMar DeRozan, eso ha ayudado a que la gente se vea reflejada en el hecho de que hasta gente con éxito pasa por momentos malos», explica entes de recordar una anécdota.

«Estaba en mi tercer o cuarto año en la liga, llevaba un par de semanas muy malas y me hicieron una entrevista en Minnesota. Mostré algunas debilidades en esta entrevista. Al siguiente partido se acercó Richard Jefferson y me dijo que no mostrara mis puntos débiles, que siempre debía mostrarme fuerte. El tema era tabú. Ahora se ha aceptado algo mas general e incluso algunos equipos han incorporado psicólogos al staff«.

Las críticas

Es algo con lo que convive todo profesional. Por muy bien que se hagan las cosas en determinado momento, siempre llega el día en el que la corriente va en contra. Ricky lo comprende, pero cree que hay casos es lo que hay que entender que detrás de la imagen de profesional hay un ser humano como otro cualquiera.

«Mucha gente critica o juzga, pero luego no sabes por lo que pasa esa persona. Hay que ser más conscientes y a veces optimistas en muchos aspectos. Al ser profesional estás en el punto de mira, pero de igual modo somos nosotros mismos quienes más nos exigimos. Si estas a gusto contigo mismo, da igual lo que digan las demás. A veces no estás en tu mejor momento y solo puedes dar un tres de 10, pero si sabes que era tu máximo ese día, puedes estar bien contigo mismo», comenta recalcando que su esposa le ayuda mucho, sobre todo haciéndole entender que hay cosas más importantes en la vida que el baloncesto.

«He tenido mucha agente mi lado. Mi mujer no sabe mucho de baloncesto. Ella me recuerda tras un mal partido que estoy con mi familia y que nuestro hijo está sano. A veces está mejor conocer otros puntos de vista y relativizarlo todo. Estamos una sola vez aquí y hay que disfrutar la vida. Debemos intentar enfocarnos en lo positivo, aunque sea un aspecto pequeño. Has dados dos pases buenos en un mal partido… pues construyes desde ello».

Su juego

Si hay algo que lleva años persiguiendo a Rubio son las dudas con su tiro. Para ser exactos tiene en su carrera un 39 por ciento en tiros de campo y un 32,5 por ciento en triples. El base de los Timberwolves recalca una vez más que todo está en la cabeza de cada uno, pero admite a su vez que su estilo de juego tampoco empuja a ser un anotador.

«He construido quién soy y tengo mi base formada. Llevo 16 años jugando y si sigo aquí es que algo bueno he hecho. Yo no pondría Ricky Rubio no tiene tiro, sino Ricky Rubio está trabajando en que la confianza sea siempre la máxima… Me ha costado mucho, y me cuesta. Creo que tengo que creérmelo más en ciertos momentos. Hay aspectos de mi juego que ayudan a que el tiro no sea la primera opción, y eso hace que quizás los tome algo tarde; eso afecta al resultado final. Pero estoy muy tranquilo y sigo aquí, jugando con todo lo que digan. También fuimos al Mundial con la gente diciendo que era transitorio, que no estaban los de los 80… y terminamos ganando», concluye.

(Fotografía de Sarah Stier/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.