Río 2016, día 4: preocupación en España, alegría argentina

Brasil y España abrieron la tercera jornada olímpica y segunda del Grupo B obligados a ganar para no quedarse descolgados en la lucha por entrar en cuartos de final. Tras un mal debut olímpico ante Lituania y Croacia, respectivamente, ninguno de los dos equipos se acercó a su potencial, algo especialmente decepcionante para la campeona europea, que aterrizó en Río de Janeiro para subir al podio por tercera vez consecutiva. En un final igualado lleno de errores, un palmeo del veterano Marquinhos Vinicius, quien pasó por New Orleans durante la pasada década, acabó sentenciando para que Brasil se impusiera por 66-65.



La dirección de , fue lo más brillante de un duelo demasiado dependiente de jugadas individuales y cargado de malos lanzamientos exteriores. El mejor acierto de Brasil en la pintura, donde Nené ejerció de inesperado distribuidor pese a sus problemas de faltas, le mantuvo por delante durante gran parte del partido ante una España donde solo en ocasiones dio fluidez al juego. , bien defendido por Nené o Cristiano Felicio, no acabó de hacer daño en la zona brasileña, y su mal día desde la línea de tiros libres hizo el resto.

Eso sí, el duelo llegó igualado al final, con España por delante hasta que, a cinco segundos del final, Marquinhos recuperó un lanzamiento fallado por Marcelinho Huertas y adelantó con un palmeo a Brasil por 1 punto a 5 segundos del final. Por segundo partido consecutivo, España tuvo la última posesión para evitar la derrota pero, al igual que contra Croacia, la ocasión quedó desperdiciada, esta vez con un forzado lanzamiento desde media distancia de Sergio Llull.

Pese a este fallo, Llull mantuvo en el partido a España en el último cuarto con dos triples de gran mérito, acabando con 11 puntos. El escolta fue solo superado en anotación por los 13 puntos y 10 rebotes de Pau Gasol pese a su doloroso 5/12 en tiros libres. Por Brasil, Marcelinho Huertas lideró el camino con 11 puntos y 7 asistencias, mientras que Marquinhos, aportó 10 puntos, 5 rebotes y la canasta ganadora que puso a Brasil con un balance de 1-1. España, que tendrá como próximos rivales a Nigeria, Lituania y Francia, perdió cualquier margen de error para seguir aspirando a volver al podio olímpico.

Argentina ilusiona

12 años después de ganar el oro en Atenas 2004, , y tienen todavía combustible para otra medalla. Un excepcional partido de Scola, letal tanto en la pintura como desde la línea de triple, lanzó a Argentina ante la peleona Croacia, que acabó cediendo tras el descanso cayendo por 90-82. El equipo entrenado por Sergio Hernández firmó un tercer cuarto casi perfecto en el que desmontaron por intensidad y defensa a la selección croata, pese al esfuerzo de sus estrellas, especialmente , por remontar el encuentro. Una técnica y expulsión de su entrenador Aleksandar Petrovic acabaría sentenciado para mantener invicta a Argentina.

Luis Scola, nuevo jugador de los Nets, terminó con 23 puntos (incluyendo un 3/5 en triples) y 9 rebotes, mientras  y Manu Ginóbili aportaron 13 puntos, por 11 de Andrés Nocioni. Por parte de Croacia, Dario Saric llegó a coquetear con el triple-doble acabando con 19 puntos, 10 rebotes y 7 asistencias. Los otros dos NBA actuales del equipo, pese a la derrota, tampoco decepcionaron. terminó con 18 puntos y 7 rebotes, mientras que firmó 16 puntos.

La otra invicta

Lituania tuvo más problemas de los previstos para derrotar por 89-80 a Nigeria, que mostró muchas más armas ofensivas que en su debut ante Argentina. El campeón africano aprovechó su acierto en el triple y el espléndido trabajo del ex-NBA en la pintura para ir dominando al descanso por un sorprendente 41-34. Solo un extraordinario tercer cuarto de y , sus dos mejores jugadores, salvó los muebles para una Lituania que cedió en el resto de los parciales ante Nigeria, pero manteniendo la calma en los momentos claves para mantenerse invicta en el Grupo B.

Como en el primer partido ante Lituania, Mantas Kalnietis dejó de lado su habitual inconsistencia para ser un eficiente director de juego para su equipo, terminando con 21 puntos, 12 asistencias y solo 1 pérdida de balón. Jonas Maciulis, el ejecutor en el tercer cuarto, sumaría también 21 puntos, con un 3/3 en triples, para el triunfo lituano. Por Nigeria, que con dos derrotas se queda en la cola del Grupo B con su próxima rival España, Ike Diogu (19 puntos y 7 rebotes) y Michael Umeh (17 puntos y 4 asistencias) fueron sus mejores hombres.