Río 2016: España, bronce ante Australia con la leyenda llamada Pau Gasol


Después del partido, él mismo recitó el credo que ha adorado durante toda su carrera. “Este equipo no se rinde nunca”, dijo Pau Gasol después de ganar el bronce de Río 2016 en el partido contra Australia (88-89). En tarde de sudores fríos, trompazos, bloqueos para ring de boxeo y de despoblarnos las uñas hasta tocar hueso, Gasol capitaneó la enésima demostración de que es un enviado del dios baloncesto a la tierra. Sin más.

36 años cuelgan de su documentación pero el jugador de San Antonio sigue escribiendo best-sellers para la posteridad. Esta vez, 31 puntos, 11 rebotes, 2 asistencias, 38 de valoración, 11 de 13 en tiros de campo y la mirada inyectada en triunfo que le acompañará toda su vida. Volvió a liderar a la histórica generación que él mismo creó hace 15 años. Nuevo paso por el arco de triunfo para los ‘junior de oro’ y cía.

En (seguramente) sus últimos Juegos, Pau Gasol llevó a España a conseguir una peleadísima medalla de bronce ante la pedregosa Australia. El equipo aussie luchó hasta el final y tuvo pelota para rascar metal, pero Gasol y la mejor generación de la historia del baloncesto español volvieron a triunfar. Como casi siempre. La leyenda del jugador de Sant Boi continúa antes de haberse, siquiera, planteado la jubilación profesional. Nada de despedidas, señores/as. Solo agotar los homenajes que nunca serán suficientes para lo que sir Pau Gasol y España continúan creando.

Desde Turquía 2001

Ya sabía, en el Europeo 2001 de Turquía, aquel chico de 21 años y aún con la flor NBA intacta que el deporte le deparaba episodios singulares.

15 años después, dos anillos de la NBA, tres campeonatos de Europa, un Mundial, tres medallas en JJOO y un legado como el mejor jugador español de siempre, en el top 5 europeo y top 100 de siempre en la NBA. Una leyenda aún en ejercicio.

El protagonista de semejante obra individual y se dejó caer colectivamente en el partido por el bronce ante Australia. Y no solo Gasol hizo méritos para volver a decorar la americana española. Todo el equipo encontró sus migas de pan.

Gasol y todos

Rudy Fernández (10 puntos) con la intensidad y acierto que no mueven su estatus de primordial en España; Nikola Mirotic (14) como apoyo anotador necesario; Sergio Rodríguez (11 y 5 asistencias) abriendo el grifo del talento y desatascando tuberías cuando toca… Líderes y gregarios en comunión perfecta para conseguir el bronce.

No fue, no obstante, un paseo rosado hasta el arco de triunfo final. Australia comenzó el partido siempre a rebufo pero nunca dejó que la distancia de España fuera definitiva. Como ante Estados Unidos, el cuadro oceánico se valió de su marcial seriedad defensiva e intensidad para nunca dejar de echar aliento en el cogote de España.

Mills en Australia

Un Patty Mills casi al nivel de Pau Gasol —acabó con 30 puntos— fue el empuje ofensivo de Australia. Pero tampoco desmerecieron los interiores. Con Andrew Bogut eliminado por faltas en el tercer cuarto y algo distraído durante el partido, David Andersen (15) y Brock Motum (12) mantuvieron alto el pabellón en el Carioca Arena 1.

No terminó de ahogar España al equipo isleño en la primera parte, y en el último cuarto Australia se puso por delante. Ventajas cortas pero el aliento se convirtió en desventaja para España. Tuvo problemas el equipo de Sergio Scariolo con el rebote ofensivo, desguarecido en ocasiones frente a las torres con las que Australia cargaba los rechaces.

España volvió a ponerse por delante a falta de 5 segundos gracias a los tiros libres, una falta algo rigurosa a Sergio Rodríguez y una buena defensa final (mala gestión ofensiva rival) dejó la medalla de bronce en suelo español.

Final. Y otro histórico baño de gloria de Pau Gasol y todo el equipo español en la tercera medalla en las últimas citas olímpicas. Mención también al destacado torneo de Australia.

Tres medallas seguidas

España consigue, el bronce de Río 2016, su tercera medalla olímpica consecutiva, después de sendas platas en Pekín 2008 y Londres 2012, ambas colgadas tras caer en la final ante el Team USA.

Además, se da la particularidad de que nunca la delegación española había repetido medalla en categorías masculina y femenino de baloncesto. Río 2016 ha servido para que ambas disciplinas vuelvan a casa condecoradas como dos de las más grandes del mundo (plata las chicas).

Legado España

Nueva proeza del baloncesto español en su interminables cruzadas internacionales. Ya se ve, que en dichas campañas no se pone nunca el Sol. Algún día, podremos contar a quienes nazcan a partir del 2020 que nosotros vivimos la edad de oro del baloncesto español. Nosotros, unos privilegiados, disfrutamos de aquella leyenda que se llamaba Pau Gasol.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.