Robert Williams trabaja para superar sus problemas de rodilla

Cuando los eligieron a en el puesto 27 del pasado Draft, no tardó en hablarse de él como candidato a ser el robo de la noche. Muchos analistas habían previsto la elección del ala-pívot de la Universidad de Texas A&M en uno de los 15 primeros puestos, pero la realidad fue bien distinta, y hubo que esperar casi hasta el final de la primera ronda para escuchar a Adam Silver pronunciar su nombre. Los motivos parecían estar relacionados con su comportamiento fuera de las canchas, pero sus primeros problemas en Boston han tenido que ver con su físico.

Williams arrastraba una tendinitis en la rodilla desde su último curso en la NCAA, y un golpe en esa zona en su primer partido de la Summer League de Las Vegas agravó el problema. Desde entonces, el de los Celtics ha estado centrado en recuperarse, un proceso que continúa a escasas semanas del inicio de la pretemporada.

“Voy trabajando día a día” dijo en unas declaraciones para MassLive. “Hay mucha gente que ha invertido tiempo y dinero en esto, y no quieren que nada salga mal. Estoy tratando de fortalecer las zonas que necesito fortalecer y aprendiendo cómo funcionan las cosas en la pista antes de que Brad Stevens me haga jugar en cinco contra cinco. Me ha estado enseñando muchas cosas en los últimos días, y he adquirido una gran perspectiva del juego” afirmó.

Sin prisas

Lo último que desean los Celtics es forzar innecesariamente a Williams. Brad Stevens tiene su juego interior sobradamente cubierto con Al Horford, Aron Baynes y Daniel Theis, por lo que la incorporación del rookie a la plantilla no es ni mucho menos prioritaria. De hecho, la franquicia no parece descartar la opción de que el jugador lleve a cabo parte de su recuperación en la G League, donde podría contar con muchos más minutos para ir recuperando sensaciones.

Williams es un jugador de 2,08 metros de altura, pero dada su gran envergadura (2,27 metros) puede moverse sin problema por las posiciones de ala-pívot y de pívot. Ha sido comparado con Clint Capela tanto por su físico como por su inteligencia a la hora de ocupar y atacar espacios en los dos aros, y su potencial para crecer es bastante grande. Aunque los Celtics están obligados a competir por lo más alto este año tienen en él a un posible gran valor futuro, pero para ello su primer obstáculo será superar sus problemas de rodilla. Luego tendrá la posibilidad de hacer lo que mejor se le da: jugar a baloncesto.