Rodilla a tierra también durante el ‘O Canada’


Emociones en lo más alto y rodillas a ras del suelo. Pabellones prácticamente vacíos que no necesitan del silencio roto de miles de espectadores para hacernos percibir el compromiso que se vive a pie de cancha.

Y la ocasión de contar con los Raptors en pista nos brindó la oportunidad de extender ese sentir de unidad.

El ‘The Star-Spangled Banner’, himno nacional de EE.UU., se multiplica en sus significados cuando el malestar o la reivindicación atraviesan el corazón de la totalidad o parte de su pueblo. Deja de ser un momento de respeto a la patria para convertirse en algo más. Un mensaje mudo y nada encriptado.

La mirada deja de apuntar al cielo para inclinarse. El gesto pasa de ser orgulloso a humilde. No hay fervor nacional en la sinfonía. Sólo mujeres y hombres, y el alma desnuda.

#BLM sin aduanas

Cuando los Raptors juegan, es la única vez en que el tiempo del himno dura el doble, pues al de siempre se une el ‘O Canada’; y anoche, con los Lakers de LeBron en escena, la unión se hizo más palpable que nunca.

Genuflexión con pie de foto evidente, tanto con el himno de Estados Unidos como durante el inmediato de sus vecinos hermanados del norte. Solo una sutil diferencia entre uno y otro, y es que en el breve respiro entre ambos, el squad de los Raptors aprovechó para cambiar de rodilla.

Sendas plantillas, por supuesto, habían calentado previamente con camisetas negras y el mensaje que ya todos conocéis. Luego las espaldas se llenaron de hashtags sin almohadilla (SPEAK UP; EDUTACION REFORM; HOW MANY MORE).

A Trump le crecen los enanos más allá de sus fronteras. Y la NBA no ha hecho más que regresar.

(Fotografía de portada de Ashley Landis – Pool/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.