Roy Hibbert salió en defensa de Randle ante los Jazz

Segundo partido de pretemporada para Los Angeles y varios titulares.

El primero es que los Lakers perdieron (o los ganaron, según el prisma) 117-114. El segundo es que perdieron luchando, claudicando en la prórroga y dejando buenas sensaciones y razones para creer. Y el tercero es que a pesar de tanta pieza nueva, ya empieza a formarse una piña y crear hermandad.

El vídeo lo deja bastante patente. Una pelea por el bloqueo, exceso de adrenalina, y expulsado por soltar (y medio impactar) un puñetazo.

Sólo es un amistoso pero los decibelios no han tardado en dispararse. Hay ganas de temporada y muchas ansias de demostrar. Así lo entiende el nuevo pívot de los Lakers: “Yo sólo quería ser agresivo. Es pretemporada, así que no te preocupas mucho sobre si ganas o pierdes, pero ésto es sólo sobre como juegas, y nosotros jugamos con agresividad y jugamos juntos. Me gusta lo que vi, incluso a pesar de la derrota. Hubo muchas cosas buenas ahí”, declaró al final del partido.

Randle, un animal

El implicado en primera instancia en el revuelo, por otra parte, fue un jugador cuya intensidad en el choque no se mostró únicamente en esta jugada. , a punto de empezar su “temporada de rookie” en la práctica tras un año novel en blanco. “Creo que es un animal. Realmente lo creo. Es muy competitivo extremadamente atlético y fuerte como un toro“. Estas alabanzas salieron hace dos días de la boca de , tal como informó Mike Trudell, periodista encargado de cubrir a la franquicia para NBA.com.

Randle no se está demorando en darle la razón a ‘La Mamba’. Anoche fue autor de 16 puntos, 5 rebotes, 4 asistencias y 3 robos.

Russell, lesionado

Afortunadamente no está en titulares porque la lesión fue leve, aunque el susto en el momento del impacto algo más grave. No habían transcurrido cinco minutos del primer cuarto cuando, en  una internada, Gobert atacó el aro y por el camino apareció D’Angelo Russell. Viendo la diferencia de tamaños entre el pivot francés y y el base norteamericano es fácil imaginar el resultado; Rusell por los suelos e incapaz de levantarse. Los servicios médicos del conjunto púrpura y oro tuvieron que ayudar a su número 2 del draft a levantarse y desaparecer por la boca de los vestuarios.

ESPN ha comunicado que Rusell sólo sufre unas magulladuras en el glúteo y que prefirió no volver a la cancha por precaución. “Sabía que no era serio cuando caí”, expresaba el propio point guard al término del choque, “aunque cuando estaba en el suelo al principio no me podía mover”.

Kobe también le resta importancia: “Creo que (D’Angelo) estará bien. Yo sufrí la misma lesión en mi año rookie. No creo que sea nada sobre lo que preocuparse”.

 


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Popovich “obliga” a LaMarcus Aldrige a preservar su salud

Previa NBA 2015-16: New York Knicks

Siguiente