Russell y Nance Jr. ponen el brillo al duelo Simmons-Ingram


Una de las esperadas ya tradiciones de la Liga de Verano de Las Vegas llegó este sabado. Por tercera vez consecutiva, el primero y el segundo del draft se enfrentaban de forma directa con el duelo entre los 76ers de Ben Simmons y los Lakers de Brandon Ingram. Ambos jugadores alternaron momentos de brillantez con una inconsistencia propia de debutantes en la NBA, pero el espectáculo lo ofrecieron otros jugadores, particularmente Larry Nance Jr. y D’Angelo Russell.

El ala-pívot de segundo año levantó a un casi lleno Thomas & Mack Arena de Las Vegas, con una especial presencia de seguidores de los Lakers, con dos demoledores mates, sirviendo de venganza para otra espectacular jugada de Jerami Grant, alero de Philadelphia, quien puso en un póster al croata Ivica Zubac. Estas jugadas pusieron la guinda a su magnífica actuación individual (13 puntos, 8 rebotes, 4 asistencias, 7 robos y 4 tapones) y dieron sabor a un partido lleno de imprecisiones y que no encontraría su brillantez hasta los instantes finales.

Ben Simmons siguió en su misma tendencia que en la Liga de Verano de Salt Lake City. Algunos de sus pases fueron de auténtico genio, pero a la vez lo combina con un juego no siempre eficiente. Eso sí, pese a sus dolorosas 7 pérdidas de balón (algunas de ellas por una cierta descoordinación con sus compañeros), el australiano terminó con 8 puntos (3/8 en tiros de campo), 10 rebotes, 8 asistencias, 3 robos y 2 tapones. Su constante actividad en la cancha y su impacto directo a ambos lados de la cancha son especialmente prometedoras de cara al futuro.

Por su parte, el encanto de Brandon Ingram no radicó en su productividad (7 puntos, con un 3/12 en tiros de campo, 4 rebotes, 3 pérdidas), sino en su potencial. Su brillante fluidez de movimientos y su capacidad de salto son suficientes para hacer notar su presencia, aunque su desacierto de cara al aro acabaron lastrando a los Lakers durante parte del partido. Al final, eso sí, los Lakers encontraron al que está siendo quizás el mejor jugador de lo que llevamos de torneo en Las Vegas.

En dos partidos, D’Angelo Russell ha encontrado de forma consistente la inspiración que apareció con cuentagotas en su año de novato. Más liberado de presión, Russell está encontrando su mejor juego. El base acabaría con 22 puntos, 5 asistencias y 4 rebotes, aunque a la vez añadiendo 6 pérdidas. Pero su momento llegó de forma especial en los momentos calientes. A 8 segundos, Russell empataba el partido a 67, siendo contestado de forma inmediata con una rápida bandeja de T.J. McConnell. En la última jugada, Russell le daba finalmente la victoria a los Lakers con un lejanísimo triple desde la bocina para sentenciar el duelo.

Una victoria simbólica, como cualquiera en una Liga de Verano, pero que de nuevo le servía a D’Angelo Russell como revulsivo para recuperar la confianza. El base incluso mostraba una excitación poco habitual en un partido veraniego recuperando su ya registrada celebración gritando “¡hielo en las venas!” celebrando la canasta decisiva y ofreciendo una peculiar entrevista post-partido. En las manos de Luke Walton quedará ahora controlar sus excesos emocionales sin frustrar su talento, una labor en la que Byron Scott fracasó de forma estrepitosa.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.