Russell Westbrook se somete a una cirugía de rodilla

Susto para Oklahoma City y sus aficionados. Según ha anunciado la propia franquicia, se ha sometido en una artroscopia en su rodilla derecha. Hasta el momento se desconoce el tiempo de baja que acarreará tal intervención, si bien el equipo ha señalado que la articulación será evaluada nuevamente en cuatro semanas.

El motivo de tal intervención ha llegado en la última semana. El jugador franquicia de OKC empezó a sentir cierta rigidez e inflamación en la rodilla mientras trabajaba. Ante tal problema, y tras ser examinado por los médicos, se decidió que la cirugía artroscópica era la mejor decisión, entendiéndolo como un procedimiento preventivo de mantenimiento.

Respecto a si podrá estar con sus compañeros para iniciar la temporada, todo indica que se perderá los primeros partidos. Con cinco semanas exactas de margen hasta que se produzca el primer salto inicial, estará parado cuatro de ellas al menos; es decir, si todo estuviese bien pasados esos 28 días aún tendría por delante el trabajo de ponerse en forma. Dado que el objetivo es siempre llegar en plenitud física a playoffs, poco sentido tiene forzarlo en octubre.

Viejo problema

Westbrook lleva tres temporadas a un nivel físico insultante, pero si hay algo que antes de ese periodo de salud le provocó más de un dolor de cabeza, esa fue su rodilla derecha. Todo empezó en 2013. Aquel año, en plenos playoffs, sufría un desgarro de menisco que le convertía en baja hasta la siguiente campaña. Pese a que la recuperación fue bien, antes de iniciar el curso 2013-14 tuvo que someterse a una artroscopia al haber cierta inflamación en la zona. Y no quedó ahí su calvario, ya que en diciembre de 2013 volvía al quirófano para repetir procedimiento. Sí, hablamos de hasta cuatro intervenciones en la misma rodilla.