Sacramento aniquila a Minnesota con récord de triples

Los 19 aciertos de tres son la mejor marca de siempre para la franquicia de California

Todo el mundo se sumó a la fiesta desde el perímetro. Los se fueron hasta los 141 puntos para vencer anoche a los (141-130) en una exhibición triplista que les condujo a encestar 19 tiros desde la larga distancia, récord histórico de la franquicia de Sacramento. Los han ganado cinco de los últimos seis partidos, son octavos del Oeste con 15-12 y sin atisbo de dudas se postulan como candidatos claros a jugar los playoffs.

Así es el baloncesto moderno, pero no deja de ser baloncesto. Ni mejor ni peor, simplemente distinto. El ataque ofensivo de los planteles de NBA basado en triples y más triples se vio ayer claramente en Sacramento, con 19/38 para los locales y un global de 50/86 en tiros de campo.

, 5/8 en triples, Nemanja Bjelica, 4/9 e , 2/6 pero decisivo con sus dos triples seguidos, fueron algunos exponentes de lo efectivo que puede ser para un plantel vivir del acierto exterior. Así es más sencillo llegar a los 141 tantos, que sin embargo no son el récord de anotación del curso, ya que contra los Hawks los de Dave Joerger se fueron a los 146 puntos. Fue tal la noche prodigiosa de los Kings que incluso jugadores más secundarios como tuvieron su momento. Ferrell terminó con un impoluto 4/4 en triples y 17 tantos, su mejor partido del curso.

Minnesota, mal como visitante

La mejora desde que salió Jimmy Butler está ahí, pero fuera de casa Minnesota sigue nadando en la inmundicia. Los Wolves llevan un balance de 13-15 y de 2-11 como visitantes, al nivel de los Suns, de los Hakws, de los Cavaliers o de los Bulls, todos planteles con menos posibilidades que los de Minneapolis. En las visitas que rinden los T-Wolves a los rivales del Oeste este curso, drama: 0-10 de récord.

(Foto de portada: J. Pat Carter/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Los Jazz no tienen piedad de Miami

Exhibición defensiva de Memphis para tumbar a los Blazers

Siguiente