San Antonio hunde un poco más a los Mavericks

No fue precisamente la mejor actuación de los en las últimas dos décadas, y su entrenador Gregg Popovich lo hizo saber de forma clara y contundente tras el partido. Pero San Antonio aprovechó la dolorosa fragilidad del que ha sido uno de sus más íntimos rivales del siglo XXI. Los , con solo 10 jugadores disponibles y sin tres titulares del nivel de , y , plantaron más batalla de la esperada para acabar cayendo por 96-91.

Partido sin brillo

Pese a ser el peor equipo de la NBA y todas sus ausencias, Dallas dominó durante una buena parte del partido a unos Spurs que le dieron descanso a Tony Parker y . El novato Dejounte Murray tuvo la responsabilidad de ser el director de juego titular de San Antonio. Una decisión que no dio buenos resultados. Los Mavs, empujados por (23 puntos) y (2o puntos y 9 rebotes), sacaron partido de una defensa blanda y excesivamente relajada.

Sin demasiados alardes, los Spurs recuperarían el control del partido con al timón. (24 puntos, 9 rebotes y 4 asistencias), el propio Mills (17 puntos) y (16 puntos y 8 rebotes) dieron rienda suelta a su talento ofensivo para poner a su equipo por delante. Eso sí, nunca con la claridad suficiente para tomarse un final relajado. Un triple fallado por Seth Curry a 6 segundos del final evitó el fantasma de una prórroga que nadie en San Antonio deseaba, y acabaría sentenciando desde la línea de tiros libres.

La explosión de Pop

Pese al triunfo, el sexto consecutivo de los Spurs, Gregg Popovich no se mordió la lengua. “Fue una actuación patética por parte de los Spurs”, explicó el técnico. “Sabes que (los Mavs) tenían algunos jugadores de baja, nosotros teníamos algunos jugadores de baja, pero ellos tenían mucho más que nosotros. Creo que mostramos una falta de humildad, una falta de respeto al oponente, una actuación muy patética a ambos lados de la cancha, tanto en ejecución como en esfuerzo, en fibra, en deseo. Fue una actuación horrible. Oh, y (los Mavs) se merecieron ganar el partido de baloncesto, se me olvidó decirlo”.

Palabras que muestran la máxima exigencia que, incluso ante el que hoy por hoy es el peor equipo de la NBA con un balance de 2-11, Popovich mantiene en sus jugadores. Pese a su mal partido, los Spurs se quedan como el tercer mejor equipo del Oeste con un balance de 11-3 (las tres derrotas en casa) antes de arrancar una gira de tres partidos por el Este que les llevará a Charlotte, Boston y Washington D.C.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a nuestros artículos especiales y el podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Joel Embiid sale victorioso de una batalla de gigantes

Un renacido Bradley Beal despierta a los Wizards

Siguiente