Seattle podría tener nuevo pabellón con financiación privada


El lucrativo contrato televisivo y la cercana confirmación de un nuevo convenio colectivo asegurán durante los próximos años una envidiable estabilidad para la NBA. Consolidada como una liga rentable para todos sus protagonistas, la posibilidad de expandir la competición está sobre la mesa. Y para la NBA, no hay mayor deuda que pagar que con Seattle. El hogar de los antiguos SuperSonics es la primera en cualquier previsión para el que sería la 31ª franquicia, pero sus opciones se han debilitado recientemente desde la propia ciudad.

Hace unos meses, el consejo municipal de Seattle rechazó dar permiso para construir un nuevo pabellón, algo imprescindible para que la NBA considere volver a la ciudad. Una gran parte de las dudas entre algunos sectores se debe a la utilización de dinero público para poder desarrollar el proyecto, pero el grupo de inversores que más ha apretado para recuperar a los Sonics ha dado un importante paso para resolver el problema. Según Associated Press, esta alianza ha comunicado en una carta al alcalde de la ciudad su disponibilidad a financiar completamente los gastos de un nuevo pabellón.

Allanando el camino

Previamente, este grupo de inversores, liderado por Chris Hansen, pedía $200 millones de ayuda pública para poder llevar a cabo el proyecto, una solicitud que ahora queda retirada. La posibilidad de poder acoger en este nuevo pabellón (que, aún así, seguirá necesitando la aprobación municipal pueda albergar a equipos tanto de NBA como de NHL (hockey hielo) ha convencido a sus promotores de aumentar la inversión inicial. En previsiones de 2012, el grupo de Hansen estimaba el gasto de un nuevo pabellón en $490 millones.

La ausencia de un nuevo recinto que reemplace al vetusto Key Arena, aún la casa de las Storm de la WNBA, fue el principal motivo de la salida de los SuperSonics en 2008 con dirección a Oklahoma City. La frustrada compra en 2013 de los Kings por parte de Chris Hansen, entonces aliado con Steve Ballmer (hoy propietario de los Clippers), fue la gran oportunidad perdida para devolver el baloncesto a Seattle. La posible ventana abierta a la expansión por parte de la NBA debería dar una nueva a Seattle que no podrán desaprovechar.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.