Sebastian Telfair, condenado a 3 años y medio de cárcel


Fue uno de los jugadores más importantes de instituto a principios de siglo. Su nombre y el de LeBron James sonaban en el primer lustro del siglo XXI  como el de dos futuras estrellas de la NBA. Sin embargo, Sebastian Telfair se quedó a medio camino. El alumno del Abraham Lincoln High School, en su Brooklyn natal, fue número 13 del Draft de 2004 por los Blazers. Parada iniciática la de Portland a la que se sucedieron hasta otras siete franquicias  en un total de 10 campañas en la NBA, que dejó en la temporada 2014-15. Su currículum también recoge estancias en el baloncesto chino.

El base ha estado salpicado por problemas con la policía por tiroteos, detenciones por tráfico de drogas y armas, ir de demasiado rápido con el coche o episodios de violencia machista, todo ello acompañado de intentos de suicidio.

Y han sido las armas y su posesión ilegal las que le han complicado sobremanera la existencia al ex jugador de la NBA.  Detenido en 2017 en el estado de New York por portar marihuana además de serle descubierto en el maletero de su coche un chaleco antibalas, tres pistolas, una ametralladora y cargadores , la licencia para tener todo ese arsenal parecía ser de Florida, pero no servía para New York.

Ahora, un juez ha dictado sentencia para Telfair por todo ello: tres años y medio de cárcel para un desesperado jugador que rogó que no le sacaran “de la sociedad”, puesto que a sus 34 años el primo de Stephen Marbury considera que puede competir todavía en China.

Lo cierto es que Telfair nunca fue lo que se esperó que fuera y en sus 564 duelos de NBA promedio 7,4 puntos, 3,5 asistencias y 1,6 rebotes. Ahora afronta el reto más duro de su trayectoria vital.

(Fotografía de portada: Jared Wickerham/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.