Siakam arrasa en Orlando y los Raptors ya lideran la serie

Los Toronto recuperaron el factor cancha en su eliminatoria tras vencer a los a domicilio por 93-98. El conjunto canadiense se convirtió en el primer equipo en ganar en Orlando desde febrero, y puso el 2-1 en la serie en un encuentro que, pese a dominar durante 47 de sus 48 minutos, fue de lo más sufrido. Es más, los de Nurse necesitaron de versión estelar de uno de sus jugadores para poder imponerse a los correosos . Y no, no hablamos de .

Un MIP disfrazado de MVP

Es imposible explicar la victoria de los visitantes sin hablar del excelente encuentro que jugó . El ala-pívot firmó su récord anotador en playoffs tras convertir 30 puntos con un 13/20 en tiros de campo (3/4 en triples), y redondeó su actuación con 13 rebotes y 4 asistencias. Fue un partido brillante en ambos lados de la cancha, y ganó relevancia dada la aciaga noche del resto de hombres importantes del equipo.

En concreto, Kawhi Leonard vivió una de sus veladas más sufridas. Tras su descomunal Game 2, Steve Clifford decidió centrar toda la defensa de Orlando sobre él, obligando a todo su quinteto a estar pendiente de sus movimientos y a saltar a la ayuda en cuanto percibiesen que trataba de atacar el aro. Esto, sumado al impresionante trabajo de Aaron Gordon en el uno contra uno, prácticamente secó al alero, pero esto ya no es suficiente para tumbar a los Raptors. Ahora, si el ex de los Spurs no puede ejercer de líder, Siakam está dispuesto a calzarse sus zapatos. Y no le quedan grandes en absoluto.

Con todo, Kawhi logró firmar un doble-doble de 16 tantos y 10 rebotes, aunque la mayoría de sus puntos llegaron desde el tiro libre (6/7) o en transición. Su desastroso 5/19 en el tiro y sus 6 pérdidas indican a los Magic que el de anoche es el camino a seguir, y deben servir de recordatorio a Nurse de que, por muy buen jugador que sea, basar el ataque en aclarados para Leonard no es lo que más conviene a su equipo.

Un maldito rebote

Pese a la gran labor de Siakam, los de Florida lograron aferrarse el encuentro en todo momento. Un parcial de 4-16 para cerrar el tercer cuarto estuvo cerca de sacarlos de él, pero su gran defensa les permitió volver comandados por los 24 puntos de Terrecen Ross y los 22 tantos y 14 rebotes de . El montenegrino, más que discreto en los dos primeros duelos, firmó ayer su primer gran partido en la serie, aunque sus canastas llegaron casi todas en ausencia de , que está realizando un trabajo excelente sobre el All-Star de los Magic.

Así, se llegó a los últimos 30 segundos con 93-96 en el electrónico y posesión para Toronto. Kawhi desaprovechó la oportunidad de matar el partido, pero el rebote de su lanzamiento, que se fue muy largo y pasó por delante de varios jugadores de Orlando, acabó en las manos de . Esto obligó a los locales a hacer falta, dando, ahora desde el tiro libre, una nueva oportunidad a Leonard de matar el partido que el alero esta vez no desaprovecharía. Un rebote que pudo valer un partido, en un partido que pudo valer una serie.

El cuarto enfrentamiento tendrá lugar el domingo, y será el que marque hasta qué punto pueden los Magic permitirse soñar. Si caen derrotados, parece difícil imaginar que la serie regrese a Orlando, pero si ponen el 2-2 estarán ya a medio camino de dar la machada. Si Toronto se duerme en los laureles, puede despertarse en una situación más peligrosa de lo que jamás imaginó.

(Fotografía de portada: Don Juan Moore/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Joel Embiid, Jarrett Allen y el Game 4

Los Celtics ganan en Indiana y acarician el pase

Siguiente