Sigue el modo rodillo de los Lakers: diez victorias seguidas


Aunque aún con voz tenue y el mayor de los cuidados, ya se puede ir diciendo que estos Lakers son unos nuevos Lakers. Renovados, luchadores y, sobre todo, ganadores. Y decir algo así durante los últimos diez años suponía toda una afrenta a la realidad. Por 125-103 se impusieron a unos Wizards que dieron por imposible rascar algo positivo en su visita al Staples Center, lo que supone que los locales sumen su victoria número diez de manera consecutiva. Algo que nu sucedía desde diciembre de 2009, cuando Kobe Bryant y Pau Gasol estaban al frente de una nave contendiente al anillo.

Anthony Davis, experto en regalar siempre cifras apabullantes, logró 26 puntos y 13 rebotes; mientras que LeBron James amasó 23 tantos y 11 asistencias. Ambos lo hicieron tan bien durante los tres primeros cuartos que para el último, Frank Vogel decidió darles descanso y a pensar en el siguiente partido. Quinn Cook se iría hasta 17 tantos, por los 15 de JaVale McGee.

“Tenemos aspiraciones de ganar el anillo, pero eso no es en lo que estamos ahora mismo. Se trata de centrarnos en nuestros siguiente oponente. Tenemos que continuar siendo mejores. Tenemos jugadores que ya han pasado por estas tesituras y saben exactamente lo que se necesita. Es un proceso largo y no hay atajos. Pero sí que podemos disfrutar del camino”, explicaba el mismo LeBron.

Lo cierto es que el 17-2 que campea en el registro de los Lakers empata con el mejor comienzo de temporada histórico en la franquicia argelina. Y eso, en una organización que lo ha ganado todo y muchas veces, es decir bastante.

Demasiado ataque para tan poca defensa

Los Lakers lo tuvieron bastante sencillo anoche. Los Wizards están siendo uno de los peores equipos defensivos de la NBA, y los angelinos, que precisamente mancos no son en cuestiones ofensivas, supieron sacarle tajada a casi cada de unas de las circunstancias que les fueron regalando durante el partido. Los parciales a favor de los locales iban siendo tan amplios que, en cuanto los capitalinos se quisieron dar cuenta, ya tenían el partido perdido. Así de rápido.

“Son el mejor equipo de la liga. Su 17-2 no viene de la nada”, relataba Scott Brooks, técnico de los Wizards. Bradley real acabaría con 18 puntos y 9 asistencias, mientras que Rui Hachimura tendría 16 tantos y 8 rebotes. “Hemos cometido infinidad de fallos, y les hemos dejado que cobraran ventaja de ellos”, añadió con vehemencia Beal.

(Fotografía de portada de Chris Graythen/Getty Images).


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.