Sin Dwyane Wade, las cosas se complican bastante para Miami

Cuando está faltando en esta temporada, muchas veces no está valiendo con las fulgurantes actuaciones individuales de . Ayer fue el perfecto ejemplo de ello.



Los caían por 121-114 en su visita a Atlanta, y James acabaría en sus números con 30 puntos, 6 asistencias y 4 rebotes. Sin embargo, estas buenas cifras caerían en saco roto ante la ausencia de Wade.

Sin la presencia del escolta, en este caso por segundo encuentro consecutivo, Miami acumula un balance de 5-5. Muy distinto es el registro cuando sí está el veterano jugador, el cual se se eleva hasta un 24-6. Además, la diferencia de puntos a favor en las victorias es de 7 tantos, mientras que sin él es de 2,7. Lo mismo ocurre con los puntos encajados, que varían de 96,6 a los 103 que están recibiendo cuando no puede jugar.

Más curioso aún es este dato si se compara con el del año pasado. Cuando Miami no pudo contar con la presencia de Wade, el equipo estuvo en 11 victorias y tan sólo 2 derrotas.

Anotación al descanso

Al llegar al final del segundo cuarto, el resultado marcaba un 71-70 a favor de los . Era la mayor cantidad de puntos que los locales lograban en una primera parte durante esta temporada, y para los de Erik Spoelstra suponía igualarla tal estadística. No obstante, era sólo la segunda vez en toda la historia de Miami en la que, tras llegar ellos a los 70 puntos en una parte, también veían cómo el otro equipo lo alcanzaba igualmente.

La anterior vez fue el 12 de abril de 1990 durante un partido ante los Celtics. En ese encuentro tanto Boston como Miami alcanzaron los 70 puntos, aunque esta vez fue todo durante la segunda parte.

“No puedo precisar lo que es”, dijo James para intentar explicar cómo es posible anotar 70 puntos en una parte y acabar perdiendo. “Se trata de un poco de todo. En algún momento tenemos que entenderlo. No estamos haciendo un buen baloncesto en estos momentos”.