Spurs y mucho Spurs: 22 años de trayectoria intachable

Si hubiese cromos coleccionables de la NBA (cosa que desconozco) y uno de ellos contuviese el escudo de los San Antonio con sus récords al dorso, el tamaño de la fuente debería ser abusivamente pequeño. Y tan sólo hablaríamos de los cosechados en el último cuarto de siglo. No necesitamos más.

En la crónica mañanera del duelo entre Warriors y Spurs, con triunfo para los segundos, destacábamos la novena victoria consecutiva de los texanos, asentándose así como la mejor racha del momento y, como el propio Steve Kerr reconocería luego, “El equipo más en forma de la liga y, obviamente, uno de los mejor entrenados”.

Pops, contigo empezó todo

Kerr, hoy el coach con la mejor plantilla de la NBA bajo su tutela, era uno de los jugadores a las órdenes de cuando la mencionaba racha apenas sacaba la cabeza del cascarón.

Pops accedió al banquillo de los Spurs como entrenador jefe a mediados de la temporada 96/97, con el equipo sumido en un pésimo arranque. La terminó con un balance personal de 17-47 (y un global de 20-62). Su primera y última campaña con récord negativo.

Al año siguiente concluyó la RS en segundo lugar de la División Medio Oeste, gracias a un 56-26. Treinta y seis victorias más que el curso anterior. Le cogió el gustillo a eso ganar, y desde entonces no ha parado de hacerlo.

Gracias al triunfo de anoche, Pops y los Spurs pueden presumir de encadenar 22 temporadas consecutivas asegurándose finalizar la fase regular con balance positivo. Récord único, vivo e histórico de la NBA.

Para poner en contexto la longitud de esta racha, aprovechamos un genial tuit de SLAM en donde nos recuerdan algunas de las realidades que se daban en la liga en el momento en que la cruzada texana empezó.

En vísperas de que naciese la dinastía silenciosa y un Pops con apenas arrugas y que apostaba todavía por un básquet tosco y de escasa circulación, entre otras cosas sucedía lo siguiente:

  • Allen Iverson acababa de ganar el Rookie del Año.
  • Trae Young no había nacido aún.
  • Space Jam arrasaba en cines a nivel mundial.
  • A Michael Jordan aún le quedaban dos anillos por ganar.
  • Los Timberwolves jugaban los primeros playoffs de su historia y los Jazz accedían a sus primeras Finales de la NBA.

El tiempo vuela… mientras que Pops, aprovechando las corrientes de aire, se dedica a planear.

(Fotografía de portada de Andy Lyons/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra lista de correo y consigue acceso a contenido adicional.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer o no.



Anterior

El regreso de Michael Jordan a la NBA en 1995

Thomas y su regreso a Boston: “Me sentí como en casa”

Siguiente