Suma y sigue para los Thunder en el Chesapeake Energy Arena gracias a su 22-3

106 – 97

Sin duda, uno de los escenarios donde es más complicado arrancar una victoria. El Chesapeake Energy Arena se ha convertido en uno de los puntos fuertes de los Thunder gracias a su balance de 22-3, y cada vez que les toca jugar en casa, se respira ese clima de tranquilidad necesario para sumar triunfos.



Incluso sin tener a activo durante el último cuarto. El alero hizo otro gran encuentro como acostumbra con 26 puntos, 9 rebotes y 7 asistencias. Sin embargo, sólo anotó 2 puntos en los últimos doce minutos, dejando la labor de cerrar el encuentro para jugadores como Jeremy Lamb, y Derek Fisher.

Destacable en concreto la aportación de Jackson, que acabaría con 20 tantos y 9 asistencias. Así, los Thunder prosiguen su excelsa racha de doce victorias en los últimos trece partidos.

“Nos centramos en hacer nuestro trabajo cada noche y vivir con los resultados con los que hemos estado bien desde hace tiempo”, completó el entrenador Scott Brooks. “Tenemos expectativas sobre el nivel al que queremos jugar y creo que hemos hecho un buen trabajo antes de entrar en el All-Star”.

Meritorio partido esta vez para los Timberwolves, que sin son mucho menos. El ala-pívot tenía molestias en su cuello tras una mala caída ante los Lakers y se decidió que no forzarse.

acabaría con 18 puntos, por los 19 que sumó Ricky Rubio, quien esta vez estaría más acertado de cara al aro. J.J. Barea aportaría 11 tantos para unos ‘Wolves’ que tampoco tenían a Nikola Pekovic ni a Corey Brewer.

“Creo que eso demuestra que estos chicos compiten”, señaló el entrenador de Minnesota, Rick Adelman. “Ellos no tuvieron miedo de salir ahí a jugar aún faltándonos tres titulares. Le di a los otros chicos la oportunidad de jugar. No podría estar más orgullo de la forma en la que compitieron”.

Estadísticas obtenidas de Elias Sports Bureau, Basketball Reference y NBA.com