Tatum: “Fultz y yo somos grandes amigos fuera de la cancha”

Con el Este huérfano de LeBron James, su gran dominador en los últimos años, y parecen los llamados a recoger el testigo de la conferencia. Las dos franquicias son ahora las grandes favoritas junto a los Raptors para alcanzar las Finales, y, debido a la gran cantidad de talento joven que acumulan, se intuye que su rivalidad puede marcar el futuro inmediato de la Liga. De hecho, parece haberse construido una narración en la que ambas están destinadas a enfrentarse en los próximos playoffs para que una de ellas culmine su crecimiento a costa de la otra.

Dicha rivalidad comenzó a forjarse con el enfrentamiento entre ambas en las semifinales de conferencia del curso pasado, donde los de Brad Stevens se impusieron por un holgado 4-1. Para esta temporada, la NBA ha fijado los dos primeros partidos entre ambos equipos en la jornada inaugural y en el día de Navidad, lo que supone prácticamente un reconocimiento oficial de que no se trata de un enfrentamiento más. Cada Celtics-Sixers es ya uno de los partidos a marcar con rojo en el calendario.

En este contexto, ha querido dejar claro que la rivalidad es meramente deportiva, y, en una entrevista para Boston.com, ha reconocido su buena relación con el jugador de Philadelphia con el que compartió Draft: . “La gente intenta convertirnos en enemigos, pero tratamos de ignorarlo” afirmó. “No hay nada malo entre nosotros, es más, somos grandes amigos fuera de la cancha”. De hecho, ambos han pasado tiempo juntos este verano acompañados por otro de los jugadores de los Sixers, Joel Embiid, con quien Tatum reconoce un pique sano y admite que le gusta “recordarle de vez en cuando que les ganamos 4-1”.

Un cambio de cromos para la historia

La confrontación entre Fultz y Tatum, no obstante, va más allá, pues la carrera baloncestística de ambos quedó marcada por lo que ocurrió antes del Draft de 2017. Fultz parecía destinado a ser la primera elección desde hacía muchos meses, elección que correspondía a los Celtics, pero a estos no les entusiasmaba el base de Maryland. Los Sixers, por su parte, querían hacerse con sus servicios a toda costa, por lo que cambiaron el primer puesto de Boston por su tercer pick y una futura ronda. Así, Fultz acabó en Philadelphia y, dado que era un secreto a voces que los Lakers escogerían a Lonzo Ball en segunda posición, los de Danny Ainge no tuvieron problemas para hacerse con Tatum, su favorito.

Quién salió ganando y quién perdiendo solo lo dirá el tiempo, pero lo que está claro es que el presente podría ser bien distinto de no haber tenido lugar aquel intercambio. Si, como parece, Celtics y Sixers acaban dominando la Conferencia Este en el futuro, esta será una anécdota imposible de eludir.

Tatum no descarta a otros rivales

Con todo, este futuro duelo entre Boston y Philadelphia es, de momento, meramente conjetural, y así ha querido reflejarlo el propio Tatum, que no ha querido eliminar de la ecuación a ninguna otra franquicia: “Se espera mucho de nosotros por lo lejos que llegamos la temporada pasada, pero el Este es muy duro. Obviamente, parece que los Sixers van a estar ahí durante muchos años, pero no hay que olvidar a equipos como Toronto, que tiene ahora a Kawhi Leonard, Washington, Milwaukee… El Este es más complicado de lo que mucha gente piensa” concluyó.


Apoya a nbamaniacs y consigue acceso a contenido extra varias veces por semana. Aquí te contamos cómo hacerlo.