Tercer triple-doble seguido de Jokic y triunfo vital de Denver


Nadie, nadie se puede permitir un respiro en el Oeste. Si tienes una mala noche, un desliz, todo te puede costar la temporada. Lo saben los equipos que del quinto al décimo puesto pelean por las plazas del playoffs. Y lo sabe Nikola Jokic, monumental otra noche más para Denver. Los Nuggets amarran su cuarta victoria seguida, la segunda en pocos días ante los Spurs (122-119) y siguen con toda la vida posible en el salvaje Oeste. Los de Colorado son sextos, balance 33-26, y con 1,5 partidos de diferencia sobre los Clippers, novenos.

Jokic, inmenso y a la altura de Wilt Chamberlain

Hablábamos de Jokic, porque si en los Pelicans parte del futuro a corto plazo, es decir, parte de estos dos meses escasos de competición pasan por las manos de Anthony Davis, en Denver sucede tres cuartos de lo mismo. Es curioso el caso de Jokic, sin tantos focos como las estrellas de la NBA, quizá por estar en un mercado menor, pero con un rendimiento estratosférico. Ayer, nuevo triple-doble, esta vez con 28 puntos, 11 rebotes y 11 asistencias en 34 minutos.  Es el sexto triple-doble de Jokic esta temporada, el tercero seguido y el segundo que le endosa a los Spurs. El balcánico empata en la tercera posición de triples-dobles de la 2017-18 con Ben Simmons. En total en sus tres cursos en la NBA lleva ya 12 triples-dobles. Uno de ellos, el recientemente obtenido ante los Bucks, tuvo el honor de ser el más rápido de siempre.

Además, Jokic se convierte en el segundo pívot de 2,08 metros o más en firmar una racha así de triples-dobles seguidos. Antes, lo consiguió y en varias ocasione Wilt Chamberlain. Junto con ello, el center también tiene un hueco en la historia de los Nuggets al ser el segundo jugador de la franquicia en sumar tres triples-dobles seguidos, después de que Fat Lever lo hiciera en enero de 1987.

Aldridge, 38 puntos

Alarma en los Spurs, siempre competitivos con Gregg Popovich en el banquillo y a los que no convendría minusvalorar. Pero el presente habla de una racha de cuatro partidos perdidos en cadena, de un balance de 35-25 que a muchos les puede hacer creer que no llegarán a las 50 victorias en la 2017-18 y que, sobre todo, compromete su tercera plaza en el Oeste, con los Wolves al acecho, a pesar de su derrota ayer contra Houston.

En estos Spurs de dudas, de 0-4 y en la peor racha de la temporada, de Kawhi Leonard lesionado y con asuntos extraños alrededor de su lesión, con Popovich diciendo que le extrañaría que volviera esta campaña, pero a la vez el antiguo MVP con el alta médica en la mano… en esta maraña de incertidumbres, LaMarcus Aldridge demostró que está bien, que es la mejor noticia de San Antonio en meses, que retenerlo fue un acierto y que sin él las cosas todavía marcharían peor. Anoche, 38 puntos.

Gay, dos meses después

Lesionado desde el 28 de diciembre, el exterior regresó ante los Nuggets. Rudy Gay salió desde el banquillo para terminar con 5 puntos, 3 rebotes y 2 asistencias en 19 minutos. Su alta médica estaba estipulada para después de All-Star, como así ha sido, y todo añadido de calidad a la rotación de San Antonio seguro que será recibido con los brazos abiertos por Popovich.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.