Terrance Ferguson solo tiene un objetivo: mejorar


Oklahoma City Thunder ha trazado un plan para Terrance Ferguson. Lejos de dejar que su juego se vaya desarrollando por sí solo, el cuerpo técnico de OKC quiere convertir a su ahora jugadores de segundo año en alguien capaz de hacer de todo sobre la pista. La idea no es limitar su talento, sino saber conducirlo para que cuando explote no haya fisuras.

Con ese planteamiento, el escolta de los Thunder se reunió con uno de los asistentes del equipo, Darko Rajakovic, para hablar de cómo encararían Las Vegas Summer League. La conclusión fue clara: Ferguson no debía preocuparse en ningún momento de su hoja de estadísticas, sino únicamente de poner todo su empeño en implementar lo que el staff le pedía. Tal meta necesita de una gran voluntad, ya que renunciar al lucimiento personal para trabajar conceptos no es algo sencillo para un chico joven. Ferguson por ahora parece estarlo consiguiendo.

“Este chico está haciendo un gran trabajo manteniéndose dentro de su caparazón. Creo que hay mucha presión externa sobre estos muchachos para salir y mostrar algo que los lleve a los highlights. Le doy crédito. ha hecho un gran trabajo manteniéndose en la línea marcada, jugando para el equipo y no forzando ninguna acción”, señala Mark Daigneault, director técnico de OKC Blue, equipo afiliado de la G-League.

La realidad es que la idea parece haber calado plenamente en Ferguson, quien muestra una gran madurez al respecto. “La mayoría de los escoltas quieren lograr esos grandes números. Es algo por lo que definitivamente no estoy preocupado. Me preocupa mejorar, aumentar mis habilidades y convertirme en el mejor jugador que pueda llegar a ser”, expresa a nba.com.

Incluso de base

Así es. En la temporada pasada pudimos verle en Oklahoma con un rol limitado, ya que su juego no pasaba habitualemente de apretar en defensa y esperar en la esquina. Eso es justo lo que desea la gerencia que cambie; tanto es así que le están haciendo jugar a veces como point guard para que aprenda a iniciar jugadas. El objetivo es que cuando llegue al training camp haya superado los obstáculos que ahora mismo encuentra al tener que interpretar nuevos papeles en pista.

“Eso es definitivamente lo que estoy haciendo en este momento. Simplemente experimentando con diferentes cosas, trabajando en la posición de base, haciendo jugadas con el balón y sin el balón, facilitando canastas… Se trata de agregar cosas a mi juego para ser mejor”, explica.

Su primer año

Su año de novato acabó siendo mejor de lo esperado, ya que jugó hasta 61 partidos, en gran parte empujado por la grave lesión de Andre Robertson. Lo hizo bien, aunque su promedio de 3,1 puntos con un 33,3% en triples tampoco llame demasiado al atención. Más allá de los números, se mostró en todo momento como un jugador duro pese a su constitución delgada. Si logran que incorpore nuevos conceptos puede acabar siendo pieza clave de la segunda unidad.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.