Thibodeau aún busca su defensa en Minnesota

Karl-Anthony Towns, Andrew Wiggins, Jimmy Butler, Jeff Teague… Buenos jugadores hay de sobra en Minnesota, donde tras la desilusión del pasado curso pensaban que el recién comenzado, el segundo con al mando, sería el del salto definitivo hacia la élite de la conferencia Oeste. Por ahora no está ocurriendo.

No está pasando porque la bandera de Thibodeau, la de la defensa, está ya no lejos de izarse, sino de tomar forma. Cierto es que van solo cinco partidos y que pedirle que todo funcione a la perfección sería tirar de utopía, pero eso no quita que la actual situación del equipo –peor defensa de la NBA– sea preocupante.

Con 114 puntos recibidos por cada 100 posesiones, los son últimos con una diferencia sideral respecto al resto de equipos. En 29ª posición aparece Indiana Pacers con 110,3 puntos. En la 28ª nos encontramos con Dallas Mavericks y 109,7 puntos.

Esos datos chocan duramente con lo que se esperaba del exentrenador de los Bulls. En Illinois, en su primer año, ya situó a Chicago como la mejor defensa de la liga. Y solo en su última temporada, cuando el proyecto se tambaleaba, cayó hasta la undécima plaza.

¿Qué pasa entonces en Minnesota? Para empezar no hablamos de los mismos jugadores. Los Bulls contaban con un Joakim Noah que estaba en su mejor momento –fue de defensor del año–, así como con Luol Deng y Jimmy Butler, quienes fueron elegidos en aquella etapa para los mejores quintetos defensivos. Bien. Butler ahora está en Minnesota, pero acaba de llegar. Tras él, Taj Gibson puede ser señalado como otro valuarte a la hora de cerrar el aro. Deja de contar.

No debemos olvidar que los Wolves son principalmente un conjunto joven, y aunque nadie duda de las cualidades de Towns y Wiggins para jugar al baloncesto y defender, es este último aspecto el que por ahora se les escapa; tanto es así que cuando han coincidido en pista sin la presencia de Butler –ausente en los dos últimos partidos– han encajado la barbaridad de 134 puntos por cada 100 posesiones…

Cuestión de grupo

El primero que sabe que esto no está funcionando es el propio Thibodeau. Cuestionado por los problemas para evitar las canastas del rival, el entrenador no señala a nadie, sino que apunta al trabajo colectivo. “Necesitas que todos se comprometan para trabajar en defensa. No se puede dejar en mano de uno o dos chicos. Si solo uno se lo toma con calma, todo lo que se haga como grupo se verá mal. Creo que aún tenemos que entender lo difícil que es apretar, puntear y entrar en la posterior lucha por el rebote”. Puede que tenga razón, pero urge encontrar soluciones, ya no para ser el mejor, sino para dejar de ser un caramelo para los rivales.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

El fundador de Alibaba adquiere el 49 por ciento de los Nets

Phoenix quiere incluir a Chandler en la salida de Bledsoe

Siguiente