Tim Hardaway Jr. silencia Houston con un final memorable

A 8 minutos y medio del final, los minutos basura parecían haber llegado a Houston. El equipo local dominaba por 20 puntos a Atlanta. Al final, los ganaron por 108-113. Un espectacular parcial de 11-36 le dio la vuelta completa al partido con un nombre propio: El escolta jugó los mejores minutos de su carrera para arrebatar un triunfo a los que ya contaban por asegurado.

Fiesta cancelada

Todo en un día que apuntaba a festivo en Houston. Shane Battier fue homenajeado por el equipo, dos leyendas del calibre de Hakeem Olajuwon y Dikembe Mutombo disfrutaron juntos del partido, y Yao Ming hacía acto de presencia un día antes de ver su número retirado por la franquicia. Además, durante gran parte del partido, (44 puntos, 8 rebotes y 8 asistencias) fue el de las mejores ocasiones.

Algunos factores, eso sí, evitaban más confianzas de las necesarias. Eric Gordon (13 puntos, con 2/10 en triples) y, especialmente, Trevor Ariza (3 puntos y 1/10) estuvieron negados desde fuera del arco, y el reencuentro con Dwight Howard no estaba siendo plácido. El motivado pívot, en su primer partido en Houston desde su salida como agente libre, volvía a su mejor versión con 24 puntos y 23 rebotes.

La sentencia menos esperada

Un gran tercer cuarto parecía disipar las dudas, pero Atlanta encontró su inspiración con un novato como DeAndre Bembry, fundamental para anular en los minutos finales a James Harden, y con un Tim Hardaway Jr. tocado por los dioses. El escolta anotó 23 de sus 33 puntos totales (récord de carrera NBA) en el último cuarto, siendo el principal responsable de la épica remontada y del triunfo final de su equipo. Él solo anotó más puntos en los 10 minutos finales que Houston en el último cuarto al completo (22).

De esta forma, los Hawks se llevaron un importante duelo televisado a nivel nacional en Estados Unidos entre dos equipos que aspiran a ser alternativas en sus respectivas Conferencias. Con los próximos tres compromisos en casa, Atlanta tendrá una oportunidad de oro para pelear por los primeros puestos del Este. Por contra, tras esta dolorosa derrota, los Rockets acumulan su cuarta derrota en seis partidos.