Tras dos prórrogas, los Celtics consiguieron ganar a los Heat

y se combinaron para lograr entre ambos 41 puntos y superar, tras dos intensas prórrogas, a los por 100-98. Justo fue en un partido marcado sobremanera desde el principio por la triste noticia de la lesión de , que le hará perderse lo que resta de temporada.



Garnett logró un total de 24 tantos y 11 rebotes; por los 17 puntos, 13 rebotes y 10 asistencias hasta los que se fue Paul Pierce, y pusieron fin a la racha de seis derrotas consecutivas en la que estaban inmersos los . Buen partido también de Jason Terry, que se fue hasta los 13 puntos, y Courtney Lee fue titular en lugar de Rondo.

Doc Rivers optó por no decirles antes del partido a sus jugadores la gravedad y el alcance exacto de la lesión de Rondo. Cuando el técnico lo comentó en el vestuario, “todo se vino abajo”. Pierce, tras sorprenderse por la noticia con un “Oh Dios mío”, quiso trasladas su apoyo al base: “Lo siento mucho por él. Estaba teniendo una gran temporada, siendo un All-Star. Es muy decepcionante. Ahora tenemos que unirnos y dar un paso hacia delante”.

“Por mucho que yo haya sido un rival hacia Boston los últimos años, yo nunca quiero ver como alguien se lesiona así. Es terrible, no sólo para su equipo, sino también para la liga”, comentaba sobre Rondo un que acabó el encuentro con 34 puntos. Era el primer encuentro de Miami en Boston desde que ganaron el Game 6 de las Finales de la Conferencia Este, tras 45 tantos de James.

También era la vuelta de a la ciudad que fue su casa durante cinco temporadas. Recibió un pequeño homenaje, ya que se proyectó y ovacionó un vídeo con los mejores momentos de Allen como jugador de los Celtics. Aunque una vez que saltó a la cancha, los aplausos se olvidaron y se le pitó desde que tocó la primera bola. Finalizó el encuentro como segundo máximo anotador de su equipo, con 21 puntos y 5 rebotes.