Un Bledsoe sensacional mantiene la buena racha de los Bucks

Dos de las sensaciones de la temporada midieron fuerzas anoche en el Golden 1 Center. Los , flamantes líderes de la NBA, visitaban a unos sumidos en la lucha por los playoffs, y el duelo cumplió las expectativas tanto a nivel de emoción como de calidad. Tras una prórroga, fue Milwaukee quien acabó sumando el triunfo por 140-141, alcanzando así las 47 victorias y ampliando a 2,5 partidos su ventaja sobre los Raptors.

Los de Budenholzer no solo reforzaron su liderato, sino que hicieron lo propio también con su estatus de mejor visitante de la Liga. Con un balance de 22-9, nadie gana más que ellos lejos de su pabellón, y el de anoche fue su noveno triunfo consecutivo lejos del Fiserv Forum. Esta racha es la segunda más larga de la historia de la franquicia, cuyo récord está en las 11 victorias seguidas fuera de casa logradas en al temporada 80-81. Los Bucks, que jugarán en los próximos cinco días otros tres encuentros como visitantes (Lakers, Jazz y Suns) tienen ante sí la oportunidad de seguir haciendo historia.

Un Giannis terrenal

Para Milwaukee, el hecho más importante fue posiblemente su capacidad para sobreponerse a un partido sin brillo de . El griego, que se había perdido el último choque por molestias, tuvo problemas para ejercer su habitual dominio, lo que no solo le impidió alcanzar sus números habituales sino que pareció atascar el ataque de los suyos en su presencia. En sus 24 minutos en cancha, el alero sumó 17 puntos y capturó 7 rebotes, pero el parcial fue de -24 para los Bucks.

Sin embargo, el cuadro de Budenholzer demostró que sus capacidades van más allá de las del heleno. , que suplió las ausencias de Giannis, anotó 5 de sus 8 intentos desde el triple para irse hasta los 21 puntos, tantos como , mientras que acabó con 25. No obstante, si alguien dio un paso adelante ese fue , que firmó un triple-doble de 26 puntos, 13 asistencias y 12 rebotes, amén de varias acciones decisivas en el clutch.

Otra vez en la orilla

La de anoche no fue una experiencia nueva para los Kings. Jugaron de tú a tú frente a un gran equipo, ofrecieron un espectáculo tremendo, llegaron hasta el final con opciones… pero se les fue. Como les ha ocurrido en más de una ocasión ante, por ejemplo, los Warriors, los de Joerger no fueron capaces de materializar el triunfo, pero volvieron a dejar muestras de ser un equipo cada vez más hecho y con un potencial tremendo. Lleguen o no a los playoffs este año, hay talento de sobra para ilusionar a la ciudad.

fue el máximo anotador de Sacramento con 32 puntos, aunque no tuvo una noche particularmente acertada en el tiro (10/29). Estuvo más preciso , quien se fue hasta los 28 tantos, a los que añadió 8 rebotes y 8 asistencias. La mala noticia de la noche la dio Marvin Bagley, que tuvo que retirarse con más que notables muestras de dolor en la rodilla y está pendiente de una resonancia magnética para valorar el alcance de su lesión.

La valentía (o temeridad) de Budenholzer

Los Kings, que habían estado por detrás durante toda la segunda parte, rozaron el triunfo con las yemas tras una canasta de Cauley-Stein a falta de 28 segundos que ponía el marcador 126-124. Sin embargo, Bledsoe, primero con una canasta y luego con una perfecta defensa sobre De’Aaron Fox, mandó el partido a la prórroga, momento que Budenholzer aprovechó para tomar una decisión arriesgada: mandar a Antetokounmpo al banquillo.

Es cierto que el griego no estaba rindiendo al nivel al que acostumbra, pero jugarse un partido con un candidato a MVP fuera de la cancha no es una decisión fácil de tomar. Esta, no obstante, se probó como correcta, pues los Bucks encontraron más espacios, movieron el balón a la perfección, y se llevaron el duelo a base de triples. El último de ellos, anotado por Brogdon a falta de 16 segundos, dejó sentenciado un choque precioso entre dos equipos con mucho presente y, posiblemente, más futuro.

(Fotografía de portada: Stacy Revere/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra lista de correo y consigue acceso a contenido adicional.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer o no.



Anterior

Trae Young y John Collins hacen de las suyas y Atlanta gana en la prórroga a Minnesota

Tercer triunfo consecutivo de Houston Rockets

Siguiente