Un desacertado Rajon Rondo aún debe reencontrar su baloncesto

La rodilla de está bien. La estrella de los Boston ha jugado ya tres partidos tras estar fuera de las canchas prácticamente un año y no ha sentido molestia alguna; sin embargo, su juego, aun limitado por la restricción de minutos a la que le está sometiendo , no está siendo en ningún caso brillante.

Ante los Miami Heat firmó 0 de 8 en tiros de campo y 1 de 4 en tiros libres para acabar con sólo un punto, a lo que hay que sumar tres pérdidas de balón en los 26 minutos que estuvo en pista. Una tarjeta ante la que el propio Rondo mostró su decepción tras el partido. “Lo único que he sentido mal han sido mis tiros. No tengo excusa. Simplemente no podía encontrar la manera de meterla en el aro”, señaló tras el partido.

Volver de una lesión de rodilla nunca es fácil, pero tal y como señala su entrenador Brad Stevens, más difícil puede serlo para un base que debe compaginar con sus compañeros para poder dirigir el equipo, y en el caso de Rondo, muchos de éstos son nuevos para él, o al menos no han compartido tanto tiempo en pista. “Es un momento difícil para Rondo. Le estamos tirando a los lobos cuando sólo lleva tres partidos tras un año entero en el que no ha jugado“.

Pese a las malas estadísticas del base de Kentucky, Stevens confía plenamente en él y en su capacidad para tomar decisiones en momentos críticos de los partidos. “Uno va a la batalla con un tipo como este“.