Un fallo final de Josh Richardson permite el triunfo de los Hawks


Pocas culpas se puede llevar Josh Richardson por el último lanzamiento que intentó y que hubiera supuesto el triunfo para los Heat. Richardson hizo todo lo que pudo durante el encuentro, siendo también el máximo anotador para los suyos con 22 puntos. Sin embargo, el triple que no entró a falta de pocos segundos para finalizar el encuentro supuso la estocada final para Miami y el triunfo por 113-115 de Atlanta.

“En estos momentos estamos entre la espada y la pared”, comentó Erik Spoelstra, técnico de Miami, en declaraciones recogidas por ESPN. “Si esperas que sea fácil, estás en el camino equivocado. Este final no es lo que nos gustaría, pero así también se aprende a desarrollar el carácter necesario”.

“Hoy hemos tenido una de esas pausas y eso nos ha costado el partido”, añadía el mismo Richardson. Estuvo ayudado por Dwyane Wade, con 18 puntos, y por Wayne Ellington, con otros 15. Los Heat han perdido los últimos seis partidos que han disputado como locales, situación estadística que entra de lleno en el top 10 de peores rachas de los últimos 31 años jugando en casa.

En el lado de los Hawks, Taurean Prince anotó 18 puntos, por los 17 y 10 asistencias de Trae Young. Parece que los de Atlanta le han cogido el truco a Miami, ya que acumulan un 2-0 frente a ellos, por el 3-16 que tienen ante el resto de rivales de la liga. “Creo que el partido acabó de la manera correcta”, exclamó Young.

(Fotografía de portada de Michael Reaves/Getty Images).


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.