Un genial Jayson Tatum conduce a Boston a las finales del Este


Hay jugadores nacidos para los grandes momentos, y uno de ellos es Jayson Tatum. El joven All-Star de Boston demostró en el séptimo partido frente a Toronto Raptors que el pulso no le tiembla cuando el escenario más aprieta. Con 29 puntos, 12 rebotes y 7 asistencias lideró a unos Celtics que terminaron imponiéndose por 92-87 y que entran en las finales de la Conferencia Este, donde medirán fuerzas con Miami Heat.

Se esperaba una auténtica batalla del séptimo partido, y así fue. Cada balón se peleó como el último desde el salto inicial y las defensas se impusieron en muchos momentos; eso sí, hubo chicos como el mencionado Tatum, o Fred VanVleet de los Raptors (autor de 20 puntos), que se empeñaron en anotar frente a las adversidades. Fueron justo los canadienses los que debieron sobreponerse a un fuerte comienzo de los verdes, quienes mediados el tercer cuarto ya dominaban por una decena de puntos. Toronto reaccionó realmente bien y le dio la vuelta a la electrónico hasta ser ellos quienes cobraron ventaja en el segundo periodo. El partido parecía ir por rachas, y es que los de Brad Stevens volvieron a contestar para tener el dominio al descanso por cuatro puntos (50-46).

Poco cambió la dinámica del encuentro en la segunda parte. Boston estuvo muchos minutos por delante pero con exiguas rentas hasta que a través de un enorme Tatum se colocaron 10 arriba con 4:51 por jugar (88-78). ¿Se rindieron los Raptors? –sobra la pregunta–. Haciendo gala una vez más de un espíritu competitivo inigualable, fueron recortando distancias hasta colocarse dos abajo (89-87). Todo parecía preparado para una remontada épica cuando Norman Powell encaraba el aro verde en contraataque, pero claro, tampoco quiso faltar a la fiestas Marcus Smart. Además de aportar 16 puntos, 6 asistencias y 3 robos, el corazón de los Celtics saltó con todo para poner un enorme tapón al escolta de Toronto. Fue un momento decisivo al igual que los tiros libres que lanzaría posteriormente Grant Williams. Los falló, pero Tatum agarró el rebote en ataque y disfrutó de dos más. Solo metió uno. VanVleet, con Kyle Lowry eliminado por faltas justo en la anterior acción, asumió la responsabilidad de empatar el encuentro; sin embargo, su intento triple no estuvo ni cerca de entrar. Dos tiros libres de Kemba Walker cerraron la noche y la clasificación de Boston.

“Si quieres lograr algo grande, si quieres ganar, tienes que saber que no será fácil. Justo por eso hemos llegado hasta aquí”, comentó Tatum al acabar un partido que le acercó a una de las grandes leyendas de la NBA, al tristemente fallecido Kobe Bryant. La estrella de Boston se convirtió en el segundo jugador más joven de la historia en conseguir al menos 25 puntos, 10 rebotes y 5 asistencias en un séptimo partido. Sí, el líder es The Black Mamba.

Las pérdidas, losa para Toronto

En un encuentro que se puede decidir por nimios detalles, lo cierto es que los canadienses tuvieron un verdadero problema con las pérdidas de balón, ya que cometieron hasta 18 que Boston convirtió en 31 puntos. Demasiada ventaja para el rival dado que el líder del equipo, Kyle Lowry, tampoco tuvo su mejor día. El base se quedó en 16 puntos con un 5 de 15 en tiros de campo. Así se expresaba al concluir el choque. “Es cierto que fue duro perder el partido. Pero ganaron, así que hay que darles la enhorabuena. Tienen la oportunidad de jugar contra Miami y llegar a la pelea por el campeonato”. Y si Lowry no estuvo acertado, tampoco fue la noche de Pascal Siakam, quien cerró una irregular eliminatoria con 13 puntos y 11 rebotes.

Los dos primeros, eliminados

Así es. Desde 1984, cuando se instauró el sistema de 16 equipos en playoffs, nunca se había dado la circunstancia de que ninguno de los dos primeros clasificados de la Conferencia Este se hubiesen quedado fuera de la ronda final para acceder a las Finales de la NBA. Este año ha ocurrido. Miami (quinto) acabó con las esperanzas de Milwaukee Bucks; mientras que Boston (tercero) ha dejado fuera a Toronto Raptors (segundo). Para encontrar algo parecido hay que remontarse a 1969, año en el que las por entonces llamadas Eastern Division finals enfrentaron a Boston Celtics (cuarto) y New York Knicks (tercero).

2-1 ante Miami

Mirando ya a lo que viene por delante podemos echar un ojo a cómo les ha ido a Boston y Miami en la presente campaña cuando se han enfrentado. De tres partidos los Celtics han dominado en dos de ellos. En el primero, el 4 de diciembre, los de Stevens vencieron por 112-93 en Boston, algo que repetirían el 28 de enero por 109-101. Ya en la burbuja de Orlando, serían los de Florida los que sonreirían al imponerse 112-106 el 4 de agosto. Más allá de números, se espera una eliminatoria apasionante.

(Fotografía de Michael Reaves/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.