Un gran Bogdanovic comanda el triunfo de los Jazz en Minnesota

Solo dos días después de ceder su invicto como locales precisamente ante los , los Utah se cobraron su venganza asaltando el Target Center por 95-103. Los de Quin Snyder se reencontraron de esta forma con el triunfo y suman ya nueve en los que va de curso, mientras que los de Mineápolis permanecen en el octavo puesto con un balance de 8-7.

Retorno frustrado

El choque, además de como vendetta, sirvió para ver el regreso de a las pistas. El escolta, que se había perdido los tres últimos partidos, venía encontrando por fin la consistencia que tanto se le había resistido y estaba comandando a los suyos durante su buena racha, por lo que su retorno era un acontecimiento bastante esperado. El canadiense había enlazado cinco partidos consecutivos con al menos 25 puntos y 5 rebotes, racha a la que anoche no pudo dar continuidad.

No se quedó lejos, pues acabó con 22 tantos y 7 rebotes en su haber, aunque su eficacia en el lanzamiento sí dejó bastante que desear, especialmente desde la larga distancia. Wiggins acabó con un un 10/24 en tiros de campo, estadística manchada por su nefasto 1/10 en triples. “Fallé bastantes tiros cómodos de los que normalmente suelo anotar. Hoy no ha ido tan bien” reconoció.

Con todo, fue el mejor de los suyos, ya que su compañero se quedó muy lejos de la gran actuación del pasado lunes. Si en Salt Lake City logró amargar la noche a Gobert a base de triples (metió 7 de 15), esta vez estuvo mucho más comedido, y aunque volvió a presumir de acierto exterior (4/7 en el tiro de tres) solo lanzó 10 veces a canasta en todo el choque, lo que le impidió pasar de los 14 puntos. De hecho, los Jazz parecieron aprender la lección, y castigaron sus minutos en pista, en los que el parcial fue de -20 para los Wolves.

Triples al rescate

Todo lo contrario ocurrió con , que en sus 36 minutos sobre el parqué vivió, y en gran parte propició, un resultado de +38 para los Jazz. El croata fue el máximo anotador de los suyos con 30 puntos, seguido por los 26 de , con quien se combinó para un total de 11 triples en 21 intentos que resultaron determinantes.

En concreto, el acierto exterior de ambos en el último cuarto fue lo que impulsó la victoria visitante. Utah anotó en este periodo siete de sus 14 triples, seis de los cuales fueron anotados por ellos (tres de cada uno), mientras que el otro fue obra de , quien terminó el encuentro como tercer máximo anotador del equipo con 16 tantos, 8 asistencias y 6 rebotes. Rudy Gobert, por su parte, firmó un nuevo doble-doble de 12 puntos y 15 rebotes, a los que añadió además 5 tapones.

(Fotografía de portada: Christian Petersen/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Séptima derrota seguida de los Spurs

Ocho veces increíble

Siguiente