Un gran Irving lidera un nuevo triunfo de los Celtics


Por segunda vez en apenas cuatro días Boston y Detroit  se vieron las caras, y por segunda vez la victoria cayó del lado de los de Brad Stevens. Tras el 89-109 del pasado sábado, los Celtics volvieron a derrotar a los de Michigan, esta vez en su pabellón y por un marcador mucho más apretado: 108-105. Este triunfo sitúa a los de Massachusetts como terceros del Este con un balance de 5-2, dejando a los Pistons en el cuarto lugar.

Kyrie Irving se encargó de liderar a Boston con 31 puntos, 5 asistencias y 5 rebotes, firmando el que fue, con cierta diferencia, su mejor partido en lo que va de temporada. El base estuvo bien secundado por Jayson Tatum, que alcanzó los 16 tantos pese a tener una noche desacertada en el lanzamiento (4/12 en tiros de campo), y Marcus Morris, autor de 15 puntos incluidas varias canastas importantes en los minutos finales. Destacó también Jaylen Brown, que arrancó la temporada un tanto desentonado pero que parece ir recuperando sensaciones y agresividad con el paso de los partidos.

En los Pistons, fue la pareja interior la que tiró del equipo. Blake Griffin, con 24 puntos y 15 rebotes, fue el mejor de los suyos, bien acompañado por los 17 tantos y 12 capturas de Andre Drummond. Por su parte, Reggie Bullock e Ish Smith, con 16 y 13 puntos respectivamente, se encargaron de liderar el juego exterior convirtiendo tres triples cada uno.

Irving vuelve a decidir

Más allá del triunfo, la mejor noticia para los Celtics fue la gran actuación de Kyrie Irving. El ex de los Cavaliers estuvo, si no a su máximo nivel, a la versión más cercana a su 100% que hemos visto este año tanto a nivel de juego como de confianza, lo que va disipando las dudas que pudiese generar su flojo arranque de curso.

Nada más empezar el choque, el base quiso evidenciar que tenía una noche inspirada con un crossover que dejó por los suelos a Reggie Jackson y que finalizó en una canasta sobre Blake Griffin. Se veía a un Irving cómodo, que tuvo sus mejores minutos en el tercer cuarto, donde anotó 13 puntos que permitieron a los Celtics abrir una brecha que los Pistons jamás volvieron a cerrar. Además, cuando el partido se apretó en los minutos finales, fue capaz de volver a convertir varias canastas vitales de cara a que el encuentro se quedase en el Garden.

La pérdida más cara de Griffin

Pese a su gran actuación, Blake Griffin protagonizó la jugada más absurda de la noche, jugada que para colmo terminó de enterrar las opciones de Detroit. Faltaban 10 segundos para el final del encuentro, y, tras dos tiros libres convertidos por Jayson Tatum, el marcador señalaba un 105-102. Los Pistons tenían una última jugada para buscar una prórroga.

El ex de los Clippers se encargó de sacar de fondo, pero, pese a que nadie presionaba su saque, no entregó correctamente el esférico a Ish Smith y permitió a Marcus Smart llegar hasta él y dárselo a Kyrie Irving. El propio Blake cometió una falta a la desesperada sobre el base, y este cerró el duelo desde el 4,60 mientras el ala-pívot continuaba lamentando su error. Si las posibilidades de los suyos eran ya escasas, él se encargó de dinamitarlas por completo.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.