Un heroico Derrick Rose permite a los Knicks extender su mejor racha desde 2014


Se supone que Derrick Rose ya no está hecho para estas cosas. Que las lesiones han lastrado una carrera deportiva que podría haber sido meteórica si sus malditas rodillas le hubieran permitido un respiro.

Sin embargo, ahí sigue. Intentándolo partido tras partido. Salgan mejor o peor las cosas, pero Rose continúa dando lo mejor de sí mismo. Y en la jornada matinal del domingo volvió a recordar a sus mejores tiempos de Chicago para salvar los muebles en el Madison Square Garden.

Los Knicks, que dilapidaron una ventaja de 13 puntos tras un desastroso inicio de tercer cuarto, se permitieron extender su mejor racha desde la temporada 2013-14 gracias un decisivo Derrick Rose. Su compañero Julius Randle fue quien acaparó toda la atención mediática, pero el verdadero héroe fue él con su mejor actuación desde que recalara el pasado 8 febrero procedente de la Motor Town.

Suyos fueron 23 puntos, 3 rebotes, 5 asistencias, 1 robo de balón y 1 tapón en 35 minutos sobre el parquet con un 9 de 17 en tiros de campo.

Rose convirtió un tiro libre para reducir la ventaja a seis puntos en la recta final; anotó un lanzamiento desde cuatro metros para recortar las diferencias a cuatro; clavó un triple con 90 segundos restantes para colocar el 101-98; y logró escabullirse de toda la defensa de los Pelicans para amagar una entrada a canasta y asistir a Reggie Bullock para que éste mandara el choque a la prórroga.

“Eso es lo que ha sido siempre Derrick”, admitió su técnico Tom Thibodeau al NY Post. “Es un gran compañero de equipo. Siempre pone al equipo en primer lugar. Ha tenido una carrera increíble. A parte de las veces que no ha estado sano, siempre ha sido así. Ningún momento es demasiado grande para él”, destacó.

Los Knicks no tuvieron su mejor noche, especialmente en una segunda mitad que fueron a remolque en el marcador. Sin embargo, ahí estuvo Rose para demostrar una vez más por qué fue el MVP más joven de la historia y por qué Thibodeau sigue reclamándole allá donde va. Confianza ciega entre ambos.

“Al principio de su carrera, lo hacía por talento. No tenía la experiencia que tiene ahora mismo. Ahora combinas esa parte mental con su talento y tienes a un jugador totalmente distinto”, señaló Thibs.

“Siempre hace la lectura correcta de las jugadas”, admitió su compañero Bullock.

Con su heroica noche los Knickerbockers se permiten soñar con su regreso a los playoffs tras ocho largos años de ausencia, siendo 6º de la Conferencia Este con cuatro partidos por encima del 50% en victorias/derrotas (31-27). Asimismo, se encuentran en su mejor momento del curso con 6 triunfos consecutivos, la mejor racha de la franquicia desde la temporada regular 2013-14, que consiguieron 8.

Por delante tienen cinco partidos seguidos en casa ante Charlotte, Atlanta, Toronto, Phoenix y Chicago. ¿Serán capaces de superarse?

(Fotografía de portada: Rich Schultz/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.