Un nuevo triple-doble de Westbrook no es suficiente para vencer a los Pelicans

Los sumaron un prestigioso triunfo al derrotar a uno de los equipos más en forma de la NBA. Los Oklahoma City , que habían ganado 11 de sus últimos 12 encuentros, no pudieron hacer nada ante los de Nueva Orleans, que lograron su victoria número 26 del curso tras imponerse por 131-122. No obstante, ni la derrota de su equipo puede alejar los focos de los logros del hombre de la noche: .

Cita con la historia

El base, que venía de superar el récord de Wilt Chamberlain de triples-dobles consecutivos, extendió la cifra a 11 después de firmar su mejor partido de la temporada. Russ, que por fin encontró su mejor versión en el tiro (60% de acierto), terminó el choque con 44 puntos, 14 rebotes y 11 asistencias, lo que supone el 12º triple-doble de 40 o más puntos de su carrera según ESPN Stats. Solo Oscar Robertson (22) logró más.

Pero esto no es todo. Westbrook se convirtió en el máximo anotador de la historia de la franquicia, superando los 18.207 puntos que logró Gary Payton en su paso por los, por aquel entonces, Seattle SuperSonics. El base acumula ahora 18.247, y quién sabe hasta dónde podrá extender la cifra a lo largo de su carrera, que quizás esté siempre ligada a Oklahoma City.

Randle y Holiday imponen su ley

Todo esto, sin embargo, no valió para que los Thunder se llevasen el triunfo. , pese a acabar con 28 puntos, firmó uno de sus peores partidos en el tiro de las últimas semanas, y Steven Adams, siempre importante en la pintura, no pudo pasar de los 4 tantos y 5 rebotes. Sí lució más en este aspecto , autor de 22 puntos y 13 capturas, pero tampoco fue suficiente para doblegar a los Pelicans.

El cuadro de Gentry, que mandó durante prácticamente todo el choque, estuvo liderado por y , que anotaron 33 y 32 puntos respectivamente, y se combinaron para sumar 20 de los 30 tantos de su equipo en el último cuarto. , por su parte, no pudo pasar de los 14 debido a una lesión que le dejó fuera del choque durante toda la segunda parte. No obstante, un parcial de 25-11 de salida tras el descanso demostró que hay vida en Nueva Orleans más allá de La Ceja.

Sin rumbo fijo

Lo cierto es que cuesta valorar hasta qué punto este es un resultado positivo para los Pelicans. Los playoffs se antojan ya imposibles, pero tampoco parece probable que puedan perder muchas más posiciones pensando en el Draft, por lo que están ahora en una especie de limbo un tanto anodino.

Ocurre igual con Davis, que saldrá traspasado en verano pero que ha dejado claro que desea seguir teniendo minutos, lo que deja a la franquicia en una posición complicada. No son tiempos fáciles para los de Nueva Orleans, a quienes no les queda otra que contentarse con victorias de dudosa utilidad como esta a la espera de poder trabajar en su futuro.

(Fotografía de portada: Harry How/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra lista de correo y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer o no.


Anterior

Los Knicks se acuerdan de lo que es ganar

Fantasmas en Nueva York

Siguiente