Un Shai colosal y dura derrota para San Antonio


Los Spurs están empeñados en callar bocas volviendo a tierras que, para ellos y como si de elfos se tratara, se habían ganado el título de imperecederas: los playoffs. Y es por eso que derrotas como la de anoche ante un conjunto peleón pero cuya lucha este año parece ser otra, duelen especialmente, más aún si se les escapa en el último cuarto tras haber tenido el partido controlado en casi todos sus tramos.

En San Antonio faltó Aldridge, mientras que los Thunder dieron descanso a Al Horford. Sin sus dos big men referencia, el peso recayó en la línea exterior, que no en el juego exterior, pues ninguno de ambos conjuntos estuvo anoche especialmente inspirado en el triple (no alcanzaron el 33%). De hecho, Popovich decidió suplir centímetros con centímetros, y en lugar de jugar ‘pequeño’ por la baja de LaMarcus repartió los minutos entre Lyles, Poeltl, Samanic, Eubakns y Diop, apostando por una rotación larga de diez jugadores de la que sólo Tre Jones y sus 1,85 metros quedaron fuera.

El mejor Lyles vs el mejor Shai

El partido arrancó igualado y dinámico, con los Spurs moviendo bien el balón desde el codo y con un Trey Lyles que lleva varias jornadas en estado de gracia, certero en el corte y la finalización (15 puntos y 10 rebotes). Por su parte, los Thunder respondían con los triples flotados (y anotados) de Dortz y la infinita clase en las penetraciones de Shai Gilgeous-Alexander, jugador de categoría All-Star sin parche (aún) que lo acredite.

Un gran segundo cuarto de San Antonio (23-37) les permitía embocar el vestuario con una ventaja de once puntos, pero a la vuelta OKC empezó a equilibrar fuerzas bebiendo constantemente de Shai (33 puntos y 8 asistencias) y de un Mike Muscala que fue el único del partido que supo hacer daño tanto por fuera como por dentro (18 puntos y 4 de 7 en triples). Y así se llegó a un último cuarto con las fuerzas igualadas pero donde a los de Pops se les apagó la llama del mechero (sólo anotaron 18 puntos), mientras los del head coach novato, Daigneault (quien estuvo especialmente fino al mantener en el parquet en los minutos cruciales al suplente Kenrich Williams), mantuvieron el nivel.

“Nuestros chicos han hecho un gran trabajo. Fue nuestra resiliencia lo que nos mantuvo en el partido, cuando perdíamos de 11. Salimos con ganas y nos impusimos en los dos cuartos siguientes”, dijo Daigneault.

Faltando dos minutos y aún con el cobre por batir, Bazley y Alexander encestaron dos triples punteados que abrieron la brecha definitiva para darles la victoria (107-102) y permitir que los Spurs sigan séptimos, sólo porque los Warriors también cayeron ante los Suns en la jornada de ayer.

(Fotografía de portada de Sarah Stier/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.