Una explosión anotadora de Harden acaba con los Pelicans

Llegó la séptima victoria de los , que se hicieron con ella a costa de los New Orleans . El cuadro texano se impuso por 116-122, resultado que le permite escalar al tercer puesto del Oeste, empatado con Clippers y Jazz con un balance de 7-3 y a medio partido de Lakers y Nuggets, que van 7-2. Los de Luisiana, por el contrario, se mantienen en el penúltimo puesto, solo por delante de los Golden State Warriors.

El choque fue particularmente cambiante y contó con rachas de todo tipo. Pese a que los locales perdieron la ventaja al final del primer cuarto y jamás volvieron a recuperarla, supieron reaccionar perfectamente a los diversos intentos de ruptura de los texanos, convirtiendo el marcador en una especie de acordeón cuya distancia se iba alargando y comprimiendo de forma periódica. No obstante, por muchas cosas que hiciesen bien, hubo un último arreón para el que no tuvieron respuesta.

Una barbaridad más

Al término del tercer cuarto, sumaba ya 20 nada desdeñables puntos, pero no estaba siendo su mejor partido, al menos en lo referente al acierto. Su 1/8 en triples evidenciaba este mal momento, y se avecinaban unos minutos finales apretados en los que los suyos iban a necesitar a su principal referencia. Fue entonces cuando el escolta hizo lo que mejor sabe.

En menos de 2 minutos, la Barba se encargó de anotar 13 puntos consecutivos, y convirtió un partido apretado (93-96) en un encuentro sentenciado (93-109) con una facilidad pasmosa. En un abrir y cerrar de ojos, cualquier opción de los Pelicans había desaparecido, y a estos no les quedó más que maquillar el marcador mientras Harden, que convirtió 19 tantos en el último cuarto para terminar con un total de 39, celebraba la faena.

“Lo cierto es que apenas estaba llegando al aro”, afirmó. “Los primeros tres cuartos estaba encontrándome a mí mismo y jugando de forma demasiado pasiva, pero en el último he tratado de ser más agresivo, ya fuese lanzando o penetrando a canasta”.

La gran actuación de James estuvo secundada por los hombres habituales: terminó el encuentro con 26 puntos, volvió a ser clave desde el banquillo con 17, mientras que no faltó a su cita con el doble-doble y sumó 11 tantos y 20 rebotes.

Redick afina puntería

Por parte de los locales, que no pudieron contar con Brandon Ingram ni Lonzo Ball, fue el mejor con 24 puntos, 21 de los cuales llegaron desde el triple, donde logró un 7/15. El escolta, que vivió algún encuentro un tanto errático en el lanzamiento en los primeros choques del curso, suma ahora 12 triples en los últimos dos encuentros, y parece vivir un momento especialmente certero en este aspecto. El ex de los 76ers aportó además 3 asistencias, y sus 37 minutos en cancha se saldaron con un parcial de +14 para los de Gentry.

Quien dio también un paso adelante fue , autor de 19 puntos (su segunda mejor marca en Nueva Orleans), quien también estuvo fino desde la larga distancia y firmó un 4/6 desde el perímetro. Por su parte, se quedó a un rebote del triple-doble y terminó con 18 tantos y 11 asistencias, aunque lo hizo con unos porcentajes notablemente peores (6/21) y con 6 pérdidas, todas ellas cometidas en la primera mitad. De hecho, los Pelicans perdieron 12 balones en los dos primeros cuartos, dato al que fueron incapaces de sobreponerse.

(Fotografía de portada: Takashi Aoyama/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Los Warriors vuelven a caer en el regreso de Green, que termina expulsado

Curry confía en volver a jugar la próxima primavera

Siguiente