Una nueva exhibición de Chris Paul mete a los Suns en las Finales del Oeste


Los Suns están de vuelta en unas Finales de Conferencia. El conjunto de Phoenix no esperó para cerrar la serie ante los Nuggets y lo hizo en la primera oportunidad que tuvo para ello, llevándose el cuarto partido por 118-125 y completando una barrida que consagra su buen momento de forma. Pese a la combatividad de Denver, los de Arizona parecen ahora mismo tocados por una varita, pues cuentan con dos estrellas en estado de gracia que se encargaron de asaltar el Ball Arena.

Devin Booker, con 35 puntos y 11 rebotes, volvió a estar a un nivel sensacional, pero el nombre de la noche fue sin duda el de Chris Paul, que logró irse hasta los 37 tantos en un nuevo recital de control y precisión. El base anotó el 73,7% de sus lanzamientos (14/19), y, como de costumbre, dio un importante paso adelante en la segunda mitad, en la que llegaron 25 de sus puntos, para sellar el triunfo. Además, el base logró repartir 7 asistencias, escalando al puesto número 13 en la lista de máximos asistentes en playoffs con 989, superando las 987 de Isiah Thomas.

CP3 dio de esta forma continuidad a lo que está siendo una postemporada magnífica por su parte y en la que está siendo una de las claves del éxito de los suyos. De hecho, no es de extrañar que desde el Game 4 ante los Lakers, el primer duelo en el que su estado físico le dejó desplegar su mejor versión, los Suns cuenten sus partidos por victorias.

La frustración del MVP

El partido arrancó bastante parejo, y aunque Phoenix se las apañó para ir siempre por delante (salvo con el 2-0) las diferencias no crecían con el paso de los minutos. El toma y daca era constante y los Nuggets siempre parecían encontrar recursos para seguir el ritmo de los de Arizona, o así fue hasta que tuvieron que ver a Nikola Jokic poner rumbo a vestuarios antes de tiempo.

El MVP de la temporada regular fue sancionado con una flagrante de tipo 2 tras una dura falta sobre Cameron Payne, lo que le obligó a abandonar el partido con algo más de tres minutos para el final del tercer cuarto. El serbio, en un aparente acto de desesperación, trató de arrebatar el balón de las manos del base de un manotazo, pero lo hizo con una fuerza excesiva y sin medir bien, lo que hizo que parte de su brazo golpease también (muy ligeramente) la cara del de los Suns. Los árbitros determinaron que la acción era merecedora de expulsión debido a la existencia de “contacto innecesario y excesivo sobre los hombros y en la cara”, aunque Michael Malone no lo vio así.

“No creo que se mereciese la flagrante de tipo 2 porque estaba tratando de ir a por el balón” aseguró el técnico. “El contacto con la nariz de Payne es muy ligero, y me sorprendió mucho la señalización. Sigo estando un poco en shock por ver que hayan expulsado a un MVP por esa jugada”.

Jokic, por tanto, no pudo jugar sino 28 minutos, tiempo en el que alcanzó los 22 puntos, 11 rebotes y 4 asistencias. Su expulsión marcó un antes y un después en el choque, pues los Suns respondieron a ella con un parcial de 5-13 que llevó la diferencia hasta los 16 tantos (80-96) y les puso el encuentro muy de cara. Los compañeros de Nikola respondieron y lograron recortar las distancias, pero echaron de menos al pívot para terminar de dar la vuelta al marcador y mantener viva la serie.

Will Barton, con 25 puntos, terminó de hecho como máximo anotador de los Nuggets, mientras que Michael Porter Jr. y Monte Morris alcanzaron los 20 y los 19 respectivamente. El día que se jugaban la eliminación, los de Denver lograron encontrar las armas para plantar cara a los Suns, pero ni así fueron capaces de contener a un equipo que ha entrado en una dinámica ganadora de la que no quiere salir.

(Fotografía de portada: Dustin Bradford/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.