Unos Knicks de récord endosan la novena derrota seguida a los Kings


Los New York Knicks lograron su récord anotador del curso para imponerse a los Sacramento Kings en el Madison Square Garden por 121 a 140 y de paso endosarle la novena derrota consecutiva al conjunto dirigido por Luke Walton.

El novato Immanuel Quickley anotó 18 de sus 25 puntos en la primera mitad y Julius Randle agregó un nuevo doble-doble con 21 puntos y 14 rebotes para cosechar la quinta victoria en las últimas siete jornadas que ha disputado.

Asimismo, hasta cuatro compañeros adicionales aportaron dobles dígitos de anotación. Destacó Alec Burks con 24 puntos y 5/8 en triples como reserva; Derrick Rose, que partió como titular en ausencia de Elfrid Payton, sumó 18 tantos y 6 asistencias; y R.J. Barrett y Reggie Bullock sumaron 12 y 10 tantos respectivamente.

“Esta es la gran parte de este equipo. Quien quiera que sea, todos jugamos unidos y vamos con todo”, destacó Quickley a ESPN.

Los Knickerbockers se sitúan con un récord de 16-17, siendo sextos del Este igualados con los Toronto Raptors, y por delante de notables equipos, tales como Boston Celtics y Miami Heat. Sin embargo, Tom Thibodeau llamó a la calma y todavía tienen que seguir trabajando: “No quiero que nos perdamos y miremos demasiado lejos”.

Por su parte, los Kings se hunden en la parte baja del Oeste con su novena derrota seguida y un 12-20 para colocarse antepenúltimos. “¿Qué tan inteligentes somos en defensa?”, se preguntó un molesto Harrison Barnes. “Tenemos que jugar mucho mejor en la pista”, reconoció.

El citado Barnes contribuyó con 22 puntos, 7 rebotes y 5 asistencias; y su compañero De’Aaron Fox lideró la ofensiva 29 tantos y 11 asistencias.

El equipo de Thibodeau arrancó la primera mitad muy enchufado con unos porcentajes de escándalo: 65,9% en tiros de campo (29/44); un 52,9% en triples (9/17) y un perfecto 10/10 en tiros de libres que les permitió llegar al descanso por delante 77-62. Asimismo, de las 29 canastas que anotaron, 15 llegaron mediante asistencias.

“Escuchar a nuestros seguidores cantar MVP a alguno de nuestros jugadores simplemente ha sido increíble”, admitió un Frank Ntilikina. “Solo sentir esa energía y que coreen ‘Defense, defense‘ es enorme. Muy enorme”, agregó.

El joven base francés volvió a jugar un partido desde el pasado 30 de diciembre ante Cleveland Cavaliers. Estuvo sobre la pista 23 minutos para obtener 7 puntos, 2 asistencias y 3 robos de balón.

(Fotografía de portada: Sarah Stier/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.