Utah se estrena como local ante los Mavericks de Doncic

Desde el curso 1974/75 los no arrancaban una campaña con 0-4 como locales. Han tenido que pasar tres décadas largas para volver a ver un comienzo así de la franquicia, que ayer cortó por lo sano esa tendencia y venció a los Dallas, en la primera alegría que se lleva en directo la afición de los (117-102). El triunfo deja a Utah al borde del 50 por ciento de victorias (5-6) mientras que Dallas, en back to back tras vencer el lunes a los Wizards, se queda con 3-8.

Utah vuelve a poder con Dallas: Ricky contra Doncic

Dos duelos entre ambas franquicias de Oeste, dos éxitos para la entidad de Salt Lake City, que firma un 2-0 frente a los en este 2018/19. Balance que se puede extender al interesante enfrentamiento entre y . El primero, algo irregular en este primer mes de competición, dejó ayer una buena actuación de 10 puntos y 12 asistencias, aunque estuvo muy flojo en el tiro. Doncic, por su parte, que venía de ser el mejor ante los Wizards, volvió a irse por encima de los 20 puntos (24) y se convirtió en el máximo anotador de la velada, por encima del más destacado de Utah, un de regreso de su lesión y quien aportó 23 tantos, 5 rebotes, 7 asistencias y 2 robos de balón.


“Debido a la lesión no pensé mucho en los mates”, señaló el espectacular jugador, que dejó no obstante algunas acciones con su sello particular. “Queríamos defender con algo de corazón. Pienso que lo logramos”, apuntó, por su parte, Quin Snyder sobre el trabajo atrás de sus Jazz. En ese sentido, los 102 puntos concedidos son la tercera mejor defensa de Utah esta temporada.

Los Mavericks, sin el control

Un 0-2 al inicio del encuentro fue la máxima ventaja que tuvieron los visitantes, que empezaron a sucumbir mediado el primer cuarto, terminado con 30-18 para Utah, y que terminaron de irse del choque al descanso, cuando un 38-27 de los Jazz amplió su renta hasta el 68-45. Los intentos vanos de Dallas por regresar al partido se quedaron en un tímido recorte de distancias en el tercer cuarto, que eso sí nunca estuvieron por debajo de los 10 puntos y jamás dio la sensación de que los Jazz pudieran dejarse escapar el triunfo.