Utah se reivindica e iguala la serie en Oklahoma (1-1)

Factor cancha recuperado para los . Ya saben, el plan de cualquier plantel que empieza una serie de playoffs fuera de casa es arañar al menos un encuentro de los dos primeros que se celebran en pista ajena. Da igual el orden, lo importante es que cuando la batalla viaje a su feudo lo haga como mínimo con 1-1.

Misión cumplida para Utah, feroz trabajo ante los para llevarse un triunfo valeroso, meritorio y que habla a las claras de lo que todos presumíamos, que no era otra cosa que una cruce de primera ronda del Oeste muy igualado (95-102).

Utah, de la mano de Mitchell

Lo hemos visto algunas veces durante la Temporada Regular. Cuando la pelota quema, cuando llega el money time, los momentos decisivos de los encuentros, los Jazz miran siempre a , definitivamente el robo del pasado Draft de 2017. En este segundo encuentro contra OKC sucedió lo mismo. Marchaba todo muy ajustado, 93-97 para los Jazz, dentro de una noche de alternancias en la que nadie dominó por encima de los 10 puntos, cuando Mitchell decidió que era el momento de echar el candado al asunto. Restaba un minuto y medio y una espectacular acción dirección a canasta, reverso incluido, puso el 93-99, pesada carga ya para unos Thunder que lo que hicieron  a partir de ese momento, y ya un poco antes también, fue tomar una serie de decisiones y de tiros precipitados, en un intento desesperado por arreglar lo que ya no tenía remedio.


Mitchell, 28 puntos, suma 55 en sus dos primeros encuentros como profesional en unos playoffs. Es el primer rookie en alcanzar esa cifra en esos dos duelos iniciales de playoffs desde que lo hiciera un tal David Robinson en 1990 (57 tantos combinados). Casi nada. Además, el último novato en registrar al menos 25 puntos en cada uno de sus dos primeros duelos de post temporada fue Arvydas Sabonis, que encadenó cuatro choques así en 1996. Hasta que ha aparecido en la NBA Mitchell, 27 créditos anotadores el domingo y 28 este jueves. El futuro es suyo.

Desastre del ‘Big Three’ en el último cuarto

Apuntábamos que fue un choque de idas y de venidas. La máxima ventaja de los Jazz fue de 9 puntos y de los Thunder de 10. Oklahoma se fue a los vestuarios por detrás (46-53) pero un excelente tercer cuarto les devolvió la iniciativa. En el escenario de esos 12 minutos, OKC marcó un parcial de 33-21 para un alentador 79-74. Sin embargo, en el momento decisivo, los plomos se les fundieron a los locales, especialmente a un que no anotó en ese cuarto hasta que lo hizo desde el libre a poco menos de dos minutos para la conclusión.

The Brodie terminó cerca del triple-doble, 19 tantos, 9 rebotes y 13 asistencias, pero su ineficacia ofensiva final, unida a la de Carmelo Anthony (17 tantos pero 0 en este cuarto) y a la de Paul George (18 puntos pero en blanco en el último parcial) demolió los intereses de Oklahoma, que también perdió en los momentos decisivos a Steven Adams por faltas. De hecho, el center fue de lo más potable de cara al aro de unos Thunder que sin su Big Three en forma cuando más tocaba acabaron doblegados.

En Utah, además de Mitchell, Derrick Favors, 20 puntos y 16 rebotes, Rudy Gobert, 12 tantos y 13 rebotes y Ricky Rubio, 22 unidades anotadoras, 7 rebotes y 9 asistencias, con un 5/8 en triples, estuvieron estelares. La serie se reanuda el fin de semana en Salt Lake City, donde el sábado tendrá lugar el tercer partido y ya la semana siguiente, el lunes, el cuarto.