Utah suma su sexta victoria consecutiva venciendo a New Orleans


Zion Williamson está a pleno rendimiento, pero a New Orleans no le alcanza. La franquicia de Luisiana está disfrutando en el presente curso no solo de un Zion sano, sino de uno altamente efectivo. Debería ser la piedra sobre la construir victorias, pero por ahora eso no está ocurriendo.

En la visita a Utah la estrella de los Pelicans se fue hasta los 32 puntos con un 14 de 19 en tiros de campo jugando 35 minutos. Es la primera vez que logra partidos consecutivos de 30 o más puntos en su carrera aún corta. No se le puede pedir mucho más; la cuestión es que su equipo no estuvo ni cerca de pelear la victoria ante los Jazz, un equipo presumiblemente superior y que anoche evidenció que los chicos entrenados por Stan Van Gundy están aún lejos de ser lo que pretenden: un equipo de la élite de la Conferencia Oeste.

“No pudimos detenerlos en ningún aspecto del juego. Obviamente, lo que destaca son los 21 triples que lograron. Pero tampoco tuvieron ningún problema para llegar al aro. Así que, ya sabes, consiguieron lo que quisieron, no les restamos nada”, comenta Van Gundy, head coach de los Pelicans.

Tras un primer tiempo que podemos calificar como igualado –al paso por vestuarios los locales vencían por solo seis puntos– el tercer cuarto dictó sentencia. Los de Salt Lake City apretaron a ambos lados de la cancha y para cuando llegó el momento de disputar el cuarto definitivo disfrutaban de una renta de 22 puntos. Partido acabado.

Para cimentar la que es ya la décima victoria de la campaña para Utah, estos contaron una vez más con un Donovan Mitchell que está mostrando una regularidad exquisita. Anoche fueron 28 puntos, 7 rebotes y 4 asistencias para ser el guía de un equipo que funciona básicamente como un reloj y que acumula seis victorias consecutivas para un balance de 10-4. Rudy Gobert aportó 13 puntos, 18 rebotes y 3 tapones. Jordan Clarkson se fue hasta los 18 puntos desde el banquillo. No se vislumbras grietas en el plan.

Regresa Ball

La buena noticia para los Pelicans, que deberán jugar su siguiente partido también en cancha de los Jazz, es que tuvieron de vuelta a Lonzo Ball. El base, quien se había perdido los tres anteriores encuentros por un problema en una de sus rodillas, jugó 23 minutos para acabar con una hija estadística de 7 puntos, 4 asistencias y 3 robos. Por cierto, más allá de Zion solo Brandon Ingram anotó en dobles figuras con 17 puntos. Así es difícil ganar.

(Fotografía de Alex Goodlett/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.