Venganza de los Warriors en el día de Navidad

Los Cavs y los Warriors se vieron de nuevo las caras en el día de Navidad. Este era el tercer año consecutivo que lo hacían y la última vez, la temporada pasada, los de se llevaron el triunfo con un lanzamiento en los segundos finales de Kyrie Irving. Golden State tenia ganas de venganza. Y, efectivamente, la tuvieron.

El equipo de Steve Kerr consiguió el triunfo final por un resultado de 99-92. Los Cavaliers se mantuvieron en el partido a pesar de lanzar con unos porcentajes del 30 por ciento en tiros de campo y de 25 por ciento en lanzamientos de dos. Los Warriors tuvieron bastante culpa en ese sentido, estuvieron fantásticos en defensa en varios momentos del encuentro, pusieron 8 tapones en total ––5 de ellos de ––, mientras que los de Tyronn Lue no pusieron ni uno.

Además de su valiosa aportación defensiva, Durant fue el máximo anotador de su equipo con 25 puntos, mientras que Thompson llegó hasta los 24. LeBron James, defendido gran parte del encuentro por KD, terminó con 20 puntos, 6 rebotes y 6 asistencias. Dudosa toma de decisiones ––terminó con 7 pérdidas de balón–– pero apareció en momentos importantes del partido y mantuvo a los suyos en la pelea por la victoria. Finalmente, los Warriors fueron demasiado.

El valor de Green

Una vez más, hizo de todo en la cancha. Fundamental en defensa, un recurso más en ataque. Anotando los tiros cuando su equipo lo necesita y sabiendo encontrar a sus compañeros en buenas situaciones cuando la situación lo requiere. Una pieza que cualquier entrenador querría tener en su plantilla.

Green se convirtió en el sexto jugador de la historia de la NBA en conseguir un triple-doble en el día de Navidad. Terminó con 12 puntos, 12 rebotes y 11 asistencias. Es la 20ª vez que lo consigue en su carrera.

Los Warriors han ganado los 20 partidos en los que Draymond ha hecho un triple-doble. Cuando participa en tantos aspectos del juego y lo hace tan bien, sólo llegan buenas noticias para su equipo.

Gran nivel de Love

Fantástico partido de . Desde la posición de 5, hizo mucho daño a los Warriors. Fue el máximo anotador del encuentro con 31 puntazos y 18 rebotes, su mejor marca bajo los tableros de toda la temporada. Además, metió 6 triples, igualando el récord de Ryan Anderson en un partido disputado en el día de Navidad.

Los Cavaliers necesitan a Love en esta versión. Activo en el rebote y abierto en ataque para disparar desde fuera.

Polémica en los minutos finales

El partido llegó a los compases finales muy igualado y la tensión reinaba en el pabellón. Con los Cavs perdiendo por tres puntos y 30 segundos por disputar, LeBron James penetró hacia el aro defendido por Kevin Durant. Ocurrió lo siguiente.

Los árbitros consideraron que no había falta en esa acción y el balón fue para Golden State Warriors. Una jugada complicada en un momento importante de partido. En las siguientes posesiones, los de Steve Kerr aumentaron su ventaja hasta alcanzar el resultado final de 99-92.

El partido de vuelta entre estos dos grandes equipos tendrá lugar el 15 de enero. Esa será la última vez que se vean las caras en temporada regular en esta campaña 2017-2018.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

En vivo: Celtics – Wizards, Navidad 2017

Washington presenta su candidatura en territorio ‘celtic’

Siguiente