Victor Oladipo sigue de dulce

Al acabar el encuentro en Indiana, se puso a hacer flexiones sobre el parqué a modo de celebración. Como si no hubiera sido suficiente su velada, como si le sobraran fuerzas y el desgaste de la remontada de los no hubiera hecho mella en él, Oladipo clausuró la noche de esta particular manera. Y realmente, nadie mejor que él para reclamar su poder. Porque Oladipo fue el protagonista de la remontada de los ante Chicago (98-96).



Ciertamente infravalorado desde el verano, cuando fue parte del traspaso de Paul George a los Thunder, a Oladipo definitivamente le sentó bien aquel movimiento, aquellas frases de que Indiana había conseguido poco por dejar salir a su estrella. El ahora dorsal 4 de los Pacers se encargó de que nadie echara de menos a George. Ayer, contra  los peores desde hace muchas temporadas, siguió a lo suyo, demostrando que está en su año y que ha caído completamente de pie en su nuevo destino.

Líder del último cuarto y robo esencial

Al asalto final se llegaba con la sorprendente ventaja de 69-83 para los Bulls. Y ahí apareció Oladipo, de dulce, para firmar 11 puntos y ponerse al frente de la remontada. El ex de OKC hizo dos triples, una canasta de dos y tres tiros libres, uno de ellos para dejar el definitivo 98-96 en el electrónico. Antes de eso, con 94-96 y pelota para los Bulls, Oladipo se echó la defensa a sus espaldas, esperó al fallo de , le robó la pelota, cruzó la pista y suavemente se posó en la frontal del triple para ejecutar a Chicago.

Indiana, su lugar

Los gestos del jugador de Silver Spring no se redujeron a sus flexiones post partido. Cuando encestó el triple, Oladipo señaló con los dedos el parqué, en clara alusión a que pertenece a Indiana, a los Pacers, el lugar donde despliega su mejor baloncesto. “Estoy en casa, estoy en casa. Y es donde quiero estar”.