Wade agranda su leyenda con un ‘game winner’ ante los Warriors

lleva haciendo enloquecer al American Airlines Arena durante años. Esas gradas le han visto ganar tres anillos, decidir decenas de partidos, y establecer numerosos récords en la historia de los , pero la de anoche fue sin duda una de sus veladas más especiales. El escolta añadió a su colección de tiros decisivos una nueva acción, que sirvió a Miami para tumbar a los por 126-125.

Golden State, que había llegado a estar 24 puntos abajo, dio la vuelta al partido con una sensacional segunda mitad, y los de Florida parecían condenados a quedarse a las puertas de un gran triunfo. Había una sensación de déjà vu en el ambiente, pues ya en la visita a Oakland el cuadro de Spoelstra había desperdiciado una ventaja de 19 puntos. Sin embargo, todo sería diferente esta vez.

Los vigentes campeones mandaban por 120-124 a falta de 18 segundos, pero un triple de Wade dejó el partido en un puño, dando a la responsabilidad de no poder errar desde el tiro libre. El alero, no obstante, falló el primero de sus lanzamientos, dando vida a Miami, quien volvió a depositar sus esperanzas en Flash con 13 segundos y ningún tiempo muerto por delante.

La jugada empezó de manera caótica. Wade intentó penetrar, pero la buena defensa de Iguodala le obligó a retroceder y a sacar el balón para Dion Waiters. Este, sin espacio para el tiro, le devolvió la bola, y el escaso tiempo que quedaba obligó al escolta a buscar el lanzamiento. Su intento fue taponado por Jordan Bell, pero el esférico quedó en sus manos con un segundo para buscar un último intento. A una pierna, casi a la media vuelta, tirando a la altura del pecho, y contra el tablero.

Rendidos a Wade

Y llegó la locura. No podía ser de otra manera dada la magnitud de la acción, cuya celebración dejaría además una imagen para el recuerdo. Como ya ha hecho en otras ocasiones especiales, y quizás por última vez, Wade se subió a la mesa de anotación para celebrar con el público una acción que tardará años en borrarse de la memoria de los aficionados. Ni siquiera Curry era capaz de contener una media sonrisa de incredulidad mientras se revisaba la acción. Se acababa de vivir historia del baloncesto en riguroso directo.

“Es algo especial que haya anotado esta canasta, en su último año, y justamente en este pabellón” admitió el propio Stephen. “Prefiero verle saltar sobre la mesa de anotación cuando no estoy en la pista, pero, en el fondo, es increíble verlo incluso aunque hayamos perdido”.

Wade se acordó también de Curry en sus declaraciones, y reveló las palabras que tuvo con él tras la canasta: “Le dije que necesitaba una de estas antes de retirarme, que ellos ya llevaban demasiadas. Es increíble para mí poder hacerlo junto a compañeros más jóvenes, que han oído hablar de algunas de las cosas que hice pero que no siempre han tenido la oportunidad de verlo” concluyó.

El escolta terminó el partido con 25 puntos, aunque el máximo anotador de los Heat fue con 27, 20 de ellos en el segundo cuarto. Por parte de los Warriors, se fue hasta los 36 tras anotar 7 triples, seguido por y Kevin Durant, autores de 24 y 29 tantos respectivamente.

Las reacciones alrededor de la NBA

(Fotografía de portada: Michael Reaves/Getty Images)