Wade roza el triple-doble en su último partido en Chicago

Desde que en septiembre anunciara que la 2018-19 sería su última temporada en activo, se ha estado despidiendo de todas las canchas de la NBA. Ayer 19 de enero era una fecha marcada en el calendario, puesto que Wade pisaba por última vez como profesional el United Center de Chicago. Flash, nacido en la Ciudad del Viento, ídolo local con un gran servicio detrás a la comunidad, solo jugó un curso para los , el 2016-17, lo que él consideró un sueño cumplido. Pero su servicio a la ciudad transciende más allá de haber prestado sus dotes de baloncesto a la franquicia.

Y en Chicago no olvidan. Ayer le dispusieron un homenaje para despedirle profesionalmente. Wade echó el cerrojo a su carrera en el United Center, donde ha jugado un total de 72 partidos. El tres veces campeón de la NBA con los , no se dejó sobrepasar por las emociones del vídeo proyectado en su honor y cuajó una gran actuación.

Casi triple-doble

Wade, 37 años recién cumplidos, sigue teniendo mucho baloncesto dentro. Posiblemente con gasolina para llegar más allá de esta temporada, este sábado demostró en Chicago quién es y quién fue. Rozó el triple-doble en la victoria de Miami (103-117). Quizá ya no sea tanto Flash, pero el público lo ovacionó cuando entró en el partido, mediado el primer cuarto, y él respondió con un duelo eléctrico: 14 puntos, 10 rebotes y 7 asistencias. Una de sus últimas grandes veladas, donde se le vio disfrutar, donde comandó a los suyos por momentos para tomar el control del partido, con el ejemplo de ese triple sobre Lauri Markkanen en el tercer cuarto, donde dejó excelentes asistencias a sus compañeros y donde, en definitiva, fue una versión parecida al Wade de sus mejores días.

Décima derrota seguida para Chicago

Las cosas no han cambiado mucho con la llegada de Jim Boylen, 5-17 de récord frente al 5-19 de Fred Hoiberg antes de ser liquidado. Los Bulls, 10-36, suman diez derrotas seguidas, son la peor racha activa de toda la NBA y el segundo peor balance de la liga, solo empeorado por los Cavs y su 9-38.

“Algo está mal, obviamente”, declaró para Chicago Tribune tras el duelo uno de los únicos jugadores que está manteniendo la cara en estos lamentables Bulls, como es Zach LaVine. Porque el problema de Chicago no es solo caer y caer, sino la forma en cómo lo hacen, derrotados sin apenas competir durante todo el encuentro y por grandes diferencias. “Al principio de temporada no perdíamos por dobles dígitos y podía haberse dado ese hecho,  porque no teníamos el equipo al completo. Ahora somos mejor equipo. Y estamos siendo barridos. No tiene sentido”.

(Fotografía de portada: Chris Graythen/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Los Kings vencen en Detroit gracias a un triple de Buddy Hield

Paul George decide el gran partido entre 76ers y Thunder

Siguiente