Washington presenta su candidatura en territorio ‘celtic’

Boston y Washington se veían las caras en Navidad con bastantes rencillas pendientes –no hay más que recordar las múltiples disputas personales del pasado curso–; sin embargo, todas esas ganas acumuladas solo se tradujeron en una intensidad y deseo por vencer propios de playoffs. Boston quería refrendar su jerarquía y Washington poner sobre la mesa su candidatura al trono del Este. Fueron los segundos quienes terminaron sonriendo (103-111).

Lo hicieron con (25 puntos) brillando desde el primer minuto. El escolta, mucho más que un tirador, dejó de lado su juego desde el perímetro para demostrar que sus piernas también saben correr y hacer daño bajo el aro. Eran los compases iniciales en el TD Garden y Washington ya había logrado lo más difícil: igualar en garra a los Celtics.

Porque Washington tiene talento, pero energía tampoco le falta. Irving lo intentaba, Horford peleaba en la pintura y Rozier (16 puntos) se afanaba en liderar a la segunda unidad. No era suficiente, al menos no para poner en jaque a los capitolinos, que a cada golpe verde contestaban dando un paso al frente. Así discurrió la primera mitad. No había grandes ventajas para ninguno y todo quedaba a expensas de lo que ocurriese tras el paso por vestuarios.

Nada cambió tras el descanso a nivel colectivo. Aparecieron nuevos protagonistas. Irving dejó canastas para el recuerdo y Tatum –llamarle rookie es un insulto– ponía hasta siete puntos consecutivos para que Boston, tras remar sin descanso, se viese por fin por delante mediado el último cuarto. Acostumbrados a ver remontar a los Celtics se podía pensar que Washington claudicaría. Nada por el estilo. Otro joven con un futuro enorme, Kelly Oubre Jr. (16 puntos desde el banquillo), dio muestra de su clase con varias canastas que devolvieron a los capitolinos a la cabeza. No la volverían a perder. Beal y Wall (21 puntos y 14 asistencias) acertaban mientras que Boston, aparentando cierto cansancio, se ahogaba cerca de la orilla.

Morris vs Morris

Uno de los alicientes de la noche era ver a los gemelos Morris (Markieff y Marcus) frente a frente. Había dudas, ya que Marcus llevaba varios partidos ausente; pero eligió la Navidad para volver. Apenas coincidieron en pista unos minutos en el tercer cuarto. El de los Wizards, con 14 puntos, brilló por encima de su hermano, quien se quedó en solo dos.

El peor momento

Boston está pasando por un bache. Tras un inicio de campaña fulgurante, los de Brad Stevens han empezado a acumular derrotas hasta sumar cinco en los diez últimos partidos. Necesitan mejorar pronto si quieren recuperar el liderato de una conferencia Este que ahora pertenece a Toronto Raptors con un récord de 23-8.

Conquista a domicilio

En la campaña 2016-17 Celtics y Wizards se enfrentaron en hasta diez ocasiones al verse las caras en postemporada. Curiosamente en todos esos encuentros ganó el conjunto local, estadística que han roto los Wizards al conquistar por fin el TD Garden. Es solo un triunfo, pero moralmente puede marcar la diferencia para los chicos de Scott Brooks.

 


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Venganza de los Warriors en el día de Navidad

El ‘Big Three’ de los Thunder ya carbura: 75 puntos para vencer a Houston

Siguiente